Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gabriel Ferrater: un poeta libre

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 02/07/2022 Francesc Bombí-Vilaseca

¿Cuántos Gabriels Ferraters hay? El poeta, claro, pero también el lector crítico, el matemático, el lingüista, el crítico de pintura... Durante el centenario de Gabriel Ferrater (Reus, 1922-Sant Cugat, 1972) todos estos ámbitos van encontrando su espacio, pero es leyendo una biografía cuando este magma se puede ordenar e intentar seguir las líneas que los unen.

En Vencer el miedo. Vida de Gabriel Ferrater (Tusquets/Edicions 62), Jordi Amat (Barcelona, 1978) recorre la vida y los motivos de un escritor que transformó la literatura catalana, porque “el cambio en la dicción de Ferrater es tan bestia como el que habían hecho Verdaguer o Carner, abrió un camino personal por el cual han transitado muchos otros escritores. Tiene una dimensión revolucionaria. Es un factor de modernización muy fuerte que hace envejecer la poesía previa”, explica.

El autor ha indagado en la raíz de su libertad y en la conciencia de su concepción literaria

Su primer interés fue Joan Ferraté, a quien conoció cuando aún estudiaba y quedó fascinado por su familia, por “cuál era la relación entre ellos, por qué les interesaban cosas tan parecidas, por qué leían de esa forma tan profunda. Me desconcertó que no me hubieran explicado nada sobre ellos, y me planteé escribir una biografía de Joan, pero lo acabé descartando”.

Jordi Cornudella, albacea del legado literario de los hermanos Ferraté/Ferrater (y comisario del año Ferrater), le encargó la biografía con motivo del centenario, conocedor también de que las biografías eran el ámbito en qué Amat se está especializando (además de la reciente sobre Alfons Quintà, El hijo del chófer, ha escrito sobre Luis Cernuda, Roc Boronat, Ramon Trias Fargas, Josep Maria Vilaseca y Josep Benet), y le dio acceso a numerosos documentos inéditos. A partir de allí, el autor ha hecho “un tratamiento narrativo del personaje biografiado usando las técnicas de la novela realista”.

Horizontal © Ana Jiménez Horizontal

Al escribir, “había dos preguntas que quería responder: por qué es un hombre de conciencia tan libre y por qué cuando se pone a escribir definitivamente versos llega con las ideas tan claras con respecto a la concepción de la literatura”. Para él, la libertad “es fruto de haber sido educado en una burguesía, consciente de que era hijo de una burguesía decadente, y por lo tanto tenía bastantes herramientas para sublevarse y ser un heterodoxo entre los suyos”.

En la biografía se lee un Ferrater de formación autodidacta, con lecturas profundas que lo sitúan en el meollo de la edición del momento, con el núcleo de Seix Barral, que lo lleva a encuentros internacionales como los premios Formentor, donde “sus intervenciones en las deliberaciones son brillantísimas, y se pone al nivel de la vanguardia editorial europea”.

Lee también

La libertad de Gabriel Ferrater

Francesc Bombí-Vilaseca

Pantallas, danza, música... y poemas, y Gabriel Ferrater

Francesc Bombí-Vilaseca

Pero Ferrater tiene “numerosos problemas para asumir las responsabilidades de una vida adulta. ¿Y hasta qué punto la responsabilidad lima una vida de radical libertad? Él decide no transaccionar la madurez para ser quien quiere ser, y a la vez es consciente de que eso le angustia”. Junto a los fracasos amorosos, “una pulsión depresiva que no resolverá” y el alcohol, “un refugio y una trampa destructiva sin la cual no se puede explicar su vida”. Ni su suicidio, hace ahora cincuenta años.

En todo caso, para Amat, Ferrater “nuclearmente es un poeta, cuando muere es un poeta. Me parece fascinante cómo muriendo con solo Les dones i els dies su corpus se haya ido expandiendo tanto. Es un ser literario. Lo que es central en su intimidad, aparte del amor, es la literatura. Con la creación, y con la crítica pero sobre todo con la lectura. Tiendo a pensar que él no habría publicado todo lo que no es poesía, a la vez que estoy convencido de que el trabajo que hizo su hermano publicándolo es fundamental”.

Versió en català, aquí

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon