Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La rebelión de 98 directores de centros de salud fuerza al Gobierno de Madrid a dar marcha atrás en retirarles competencias

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 20/10/2021 Francisco Javier Barroso ,Isabel Valdés
Entrada del centro de salud de Cuzco, en Fuenlabrada, en una imagen de septiembre de 2020. © David Fernández (EFE) Entrada del centro de salud de Cuzco, en Fuenlabrada, en una imagen de septiembre de 2020.

Los directores de 98 centros de salud de Madrid remitieron entre el martes y la mañana de este miércoles una carta conjunta a la Consejería de Sanidad en la que afirman que, tras la nueva orden de este departamento para dejarlos sin competencias para cubrir las bajas de los facultativos, se consideran “inhabilitados y suspendidos de funciones [y remarcan el suspendidos en funciones en mayúsculas]”. Ante este levantamiento conjunto de centros de tres direcciones asistenciales (oeste, sur y noroeste), el Gobierno regional ha reculado. A media mañana, Sonia Martínez, la gerente asistencial de Atención Primaria, ha respondido a esa carta con otra, dirigida a los directores, a la que también ha tenido acceso este diario, para comunicarles esta marcha atrás.

La rebelión comenzó cuando la Gerencia, a través de órdenes a las direcciones asistenciales (DA), retiró las competencias a los directores de los centros de salud para decidir cuándo necesitaban sustitutos o doblajes en sus plantillas. “Lo hicieron sin ningún tipo de reunión, ni consenso”, dice María Justicia, de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores. “Y a partir de ahí, todo tenía que pasar por la aprobación de la dirección asistencial pertinente [cada centro de salud de Madrid está asociado a una DA, repartidas geográficamente] y tenía que cumplir unos requisitos que cambiaban según la dirección asistencial y según el día, podía ser que hubiese una ausencia mínima del 25% o del 35%, cada vez era una cosa”, explica.

Los primeros en organizarse fueron los de la Dirección Asistencial Oeste, los responsables de los centros de Alcorcón, Fuenlabrada, Móstoles, Navalcarnero, Villaviciosa de Odón, Villa del Prado, San Martín de Valdeiglesias, Humanes y Cadalso de los Vidrios. Además del resto de centros que pertenecen a esa DA, pero que “no se incluyen porque no tienen en la actualidad Dirección de centro nombrada como tal”, según se lee en la carta. Tras estos, se unieron los de la DA Sur y la mañana de este miércoles, los de la DA Noroeste. “Y los de la DA Este la estaban preparando, aunque con las declaraciones de ayer del viceconsejero Antonio Zapatero y la carta de la Gerencia de hoy quizás ya no la acaben”, añade Justicia.

Zapatero, viceconsejero de Salud Pública, dijo ayer en rueda de prensa que “lo primero” era “reconocer” que hay “problemas en Madrid, y en toda España” para conseguir profesionales de Medicina de Familia y Pediatría, y explicó que la forma de paliar estos huecos venía siendo desde hace tiempo las prolongaciones de jornada: “Esto permitió tener casi un 70% de cobertura de profesionales [en verano] y un nivel asistencial perfecto, no ha habido ningún problema de asistencia”. Las cifras de los centros en verano contradicen esa afirmación. Durante julio y agosto, Madrid tuvo centros con entre un 50% y un 30% de personal médico o edificios abiertos, pero sin médicos de Familia en alguno de los turnos o sin pediatras en su plantilla.

Aún así, Zapatero insistió en que se hacían y se iban “a seguir haciendo” estas prolongaciones: “Espero que el tema se explique entre hoy y mañana, no hay ningún problema. Tiene que ser un problema de transmisión de comunicaciones”. Ese “mañana” es este miércoles y esa explicación, por escrito, ha llegado con esa carta de la Gerencia. Un portavoz de la Consejería de Sanidad, tras la publicación de este artículo, asegura que ese documento es “solo una nota aclaratoria”.

“Hay 400 directores de centro que han entendido mal lo que les han notificado, entonces. Eso sí, todo verbal, nada por escrito, como de costumbre”, dice Justicia, que aclara que cuando se dan órdenes desde la Gerencia o las Direcciones Asistenciales que van en detrimento de la situación de los profesionales y por lo tanto de la atención a los pacientes “suelen ser” por teléfono, “no sobre papel”.

Los propios responsables de centro, en el documento que firman, piden expresamente que se les “remita POR ESCRITO [lo escriben en mayúsculas] la circular o normativa oficial de Recursos Humanos en la que se explican los nuevos criterios para la autorización de las suplencias médicas por prolongación de jornada”. Y comunican: “Mientras estas medidas se mantengan sin instrucciones oficiales escritas y sin posibilidad de expresarnos al respecto, nos consideramos inhabilitados y SUSPENDIDOS DE FUNCIONES [también en mayúsculas] como Directores de Centro”.

La alcaldesa de Alcorcón, la socialista Natalia de Andrés, se ha mostrado este miércoles “muy preocupada” por la situación que sufren estos centros y ha remitido una carta al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en la que le pide que le aclare la situación actual. “Tenemos los servicios de urgencias de atención primaria [SUAP] cerrados y los vecinos de Alcorcón tardan un mínimo de 15 días en conseguir una cita con su médico. Queremos explicaciones claras y que se solucione cuanto antes”, ha explicado De Andrés, que ha trasladado su “apoyo y solidaridad” a los directores.

María Justicia habla de “maltrato y ninguneo inmensos y durante mucho tiempo”: “Los médicos tienen el síndrome del maltrato, una indefensión aprendida a través de la palabra vocación que aunque una vea 70 pacientes al día, aunque esté sufriendo, no es capaz de hacer nada”. Por eso, concluye, “cuando hay un levantamiento generalizado, creo que la Consejería le ve las orejas al lobo”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon