Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los alumnos de Bachillerato estudiarán la "diversidad identitaria" y las "identidades múltiples" en la asignatura de Historia de España

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/10/2021 OLGA R. SANMARTÍN
La ministra Pilar Alegría, con el líder del PP, Pablo Casado. © Unidad Editorial, S.A. La ministra Pilar Alegría, con el líder del PP, Pablo Casado. Los alumnos de 17 años estudiarán la "diversidad identitaria" y aprenderán a "respetar la existencia de identidades múltiples" en nuestro país en cuanto al "sentimiento nacional". Se examinarán, por tanto, del "nacionalismo español", de los "nacionalismos y regionalismos subestatales" y de los "modelos alternativos a la centralización". Son algunos de los contenidos que se recogen expresamente en el borrador del currículo de Bachillerato dentro de la asignatura de Historia de España. El documento de más de 400 folios, al que ha tenido acceso EL MUNDO, también insta a los profesores a enseñar las "grandes reformas estructurales" que se hicieron durante "el proceso reformista y democratizador que emprendió la II República", así como "las reacciones antidemocráticas que se generaron ante su avance y el golpe de Estado que supuso su fin". La Guerra Civil y el franquismo, dice el currículo, "dan cuenta del grado de violencia que pueden adquirir los conflictos y las consecuencias del uso dictatorial del poder. Experiencias traumáticas y dolorosas que deben conocerse con rigor para que nunca más vuelvan a suceder". Fuentes del Ministerio de Educación explican que el objetivo de este plan de estudios es ofrecer a los estudiantes "una visión más democrática" de nuestra Historia frente a "la visión tradicional, centrada en el imperialismo y los Reyes Católicos", que, según el Gobierno, caracterizaba a otros currículos. Uno de los objetivos es que los alumnos se hagan "juicios propios argumentados en fuentes fiables y en trabajos históricos contrastados, que eviten la desinformación y favorezcan el diálogo". Por eso, entre otras cosas, se llama a los profesores a no "caer en mitos y estereotipos como la leyenda negra" o en "la idea de decadencia tras el fin del imperio y las sucesivas crisis coloniales, que lo alejan de su contexto interpretativo". Los alumnos tendrán que "interpretar la memoria democrática, no solo como efecto directo de la experiencia histórica de la Transición, sino como resultado del complejo camino que el constitucionalismo ha recorrido desde 1812".

"Intolerancia" religiosa

También deberán "analizar críticamente el papel de las creencias y de las ideologías en la articulación social, en el uso del poder y en la configuración de identidades y proyectos políticos contrapuestos". Uno de los epígrafes habla de "referir el papel que han representado las creencias religiosas y las instituciones eclesiásticas en la configuración territorial y política de España, valorando las épocas de convivencia pacífica de culturas diferentes y analizando críticamente aquellos momentos en los que ha primado la uniformidad y la intolerancia frente a la diversidad cultural y contra las minorías étnicas, religiosas o culturales". Historia de España se imparte de forma obligatoria para todos los alumnos de 2º de Bachillerato con un mínimo de dos horas semanales. Son los únicos contenidos de este tipo que ven los estudiantes en toda la enseñanza postobligatoria, pues en 1º sólo se ofrece Historia del Mundo Contemporáneo para los estudiantes de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales, que tienen que escoger la materia de una lista de cinco. El currículo, que tendrá que ser completado con los contenidos que establezcan las autonomías y que por primera vez permite obtener el título de Bachillerato e ir a la Selectividad con un suspenso, insta a "identificar la diversidad identitaria de nuestro país", tomando "conciencia del papel que juegan en la actualidad, para respetar los sentimientos de pertenencia, la existencia de identidades múltiples y las normas y símbolos que establece nuestro marco común de convivencia".

"Sentimientos de pertenencia"

Señala que "la coexistencia de identidades, especialmente las que tienen que ver con el sentimiento nacional, es una de las que más interés despierta en la actualidad y que más tensión ha provocado en la sociedad española de las últimas décadas". "Se debe poder identificar el origen y evolución del nacionalismo español en el siglo XIX en la construcción del Estado nacional y de los nacionalismos y regionalismos subestatales alternativos. También se debe poder identificar el origen de la idea de España y de otras identidades territoriales a través de los textos, desde sus primeras formulaciones y su evolución en el tiempo. Respetar los distintos sentimientos de pertenencia implica trabajar sus diferentes escalas y dimensiones, así como la compatibilidad de identidades múltiples, valorando la riqueza de sus diferentes expresiones y manifestaciones. Tomar conciencia histórica de la articulación y organización territorial del estado implica reconocer las acciones orientadas a la centralización administrativa y política desde el nacimiento del Estado Moderno, los conflictos que ha generado y los modelos alternativos a la centralización", añade. En el currículo de la LOE del PSOE de 2006 se hablaba muy someramente sobre este tema y apenas se citaba dos veces el "nacimiento de los nacionalismos periféricos", sin desarrollar los conceptos. En el de la Lomce del PP de 2013, que es mucho más detallado, se menciona el "reconocimiento de la diversidad de España" (pero no se utiliza la palabra "identitaria"), el "origen y evolución del catalanismo, el nacionalismo vasco y el regionalismo gallego" y "cómo se establecieron las preautonomías de Cataluña y el País Vasco". El de la Lomloe se diferencia de los anteriores en que enmarca las "identidades múltiples" dentro del contexto actual y les da más protagonismo. Es uno de los ocho bloques centrales del temario.

"Dominación, control, subordinación y sumisión"

Además, se centra especialmente en los dos últimos siglos, mientras que la Lomce abordaba por igual todos los sucesos ocurridos desde la Prehistoria hasta nuestros días. También en la LOE se presentaba el estudio desde un enfoque exclusivamente cronológico y se detallaban los principales acontecimientos, desde el legado de los romanos a la cultura hispánica hasta la UE, pasando por la Edad Media, los reinos cristianos y el Al-Andalus, los Reyes Católicos, los Austrias, el "imperio colonial", el Antiguo Régimen, la "política centralizadora" de los Borbones, la Guerra de la Independencia, la Constitución de 1812, Fernando VII, la emancipación de América, Isabel II, el carlismo, la construcción del Estado liberal, el Sexenio revolucionario, la Restauración, la crisis del 98, la revolución industrial, el movimiento obrero, Primo de Rivera, la II República, la Guerra Civil, Franco, la Transición... Otro eje central de la asignatura será el papel de las mujeres para promover "actitudes informadas frente a la situación secular de desigualdad". Los alumnos tendrán que estudiar los movimientos feministas e "identificar a los antagonistas" y entender "los mecanismos de dominación, control, subordinación y sumisión", así como "rescatar a aquellas mujeres que fueron capaces de superar el silencio y el olvido, dotándolas de un protagonismo que la historia escrita les ha negado, relegándolas a personajes secundarios e irrelevantes". La "libertad", el "progreso", los "efectos ambientales" del crecimiento económico y "el desigual acceso a los recursos, los derechos y el poder" son otros bloques que se destacan en la asignatura de Historia de España.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon