Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Madrid no desvela si al final pedirá al Gobierno central que aplique el toque de queda

Logotipo de El Mundo El Mundo 22/10/2020 MARTA BELVER
Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado. © Unidad Editorial, S.A. Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado. El 80% de los nuevos contagios por Covid-19 en la Comunidad de Madrid se producen en el ámbito privado y prácticamente uno de cada tres se concentra en la franja de edad de los 15 a los 29 años. Por ello, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso quiere poner un dique de contención frente a los botellones y las fiestas juveniles para tratar de frenar así la expansión de esta segunda ola del coronavirus: sólo en la capital en las últimas dos semanas se han emitido 2.748 multas por beber en la calle y se han detectado 250 reuniones de más de seis personas en domicilios o locales a altas horas de la madrugada. La solución concreta que se contempla en la Puerta del Sol es una limitación de los movimientos de la población entre la medianoche y las seis de la mañana, es decir, una especie de toque de queda, aunque ahora evitan ponerle esa etiqueta y lo definen como «cierres de actividad por horas». Las restricciones entrarían en vigor el sábado, que es cuando finaliza el estado de alarma decretado en nueve municipios de la región, pero el problema radica en la fórmula legal que tendría que darles cobertura.El Ministerio de Sanidad se reúne este jueves con todas las comunidades autónomas para tratar de consensuar una hoja de ruta común para frenar la transmisión del virus. Según ha podido saber EL MUNDO, en principio las medidas incluidas en dicha estrategia sólo tendrán forma de «recomendaciones» y se permitirá a los gobiernos regionales decidir la unidad territorial en la que se aplican para que las restricciones no afecten necesariamente a municipios completos, que es una de las reivindicaciones que ha planteado Madrid.Lo que todavía es una incógnita es si el equipo de Isabel Díaz Ayuso pedirá formalmente al Ejecutivo central en dicha reunión que establezca una figura normativa -llámese toque de queda o de otra forma- que le permita limitar la libre circulación de madrugada en su territorio. La presidenta regional evitó responder a esta cuestión en la rueda de prensa de los miércoles posterior al Consejo de Gobierno en la que su presencia suele ser excepcional y reservada a algún anuncio de calado que en esta ocasión no se produjo.«Es importante poner en marcha medidas quirúrgicas, sensatas y moderadas, que no enfrenten a la salud con la economía, pero que vayan directamente a los focos donde ahora mismo se están produciendo los contagios», se limitó a señalar en su intervención. «Un exceso de cierre por ejemplo de la hostelería llevaría el consumo a los domicilios, lo que provocaría el efecto contrario», apuntó.

"No estamos para fiestas"

Más contundente aún fue su número dos, Ignacio Aguado, que aseguró que «no estamos para fiestas». Asimismo, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid apeló a los jóvenes para que sean conscientes de que sus juergas pueden llevar a sus padres o a su abuelos a «una UCI o un tanatorio en unos días» y advirtió concretamente a los universitarios que se enfrentan a expedientes sancionadores que implican multas de 1.000 euros -hay un centenar en tramitación- y a expulsiones de los colegios mayores. En la Consejería de Sanidad, por su parte, precisaron que la restricción de la movilidad nocturna es una medida estrictamente sanitaria para «controlar la pandemia», pero que la «herramienta jurídica» para que entrara en vigor debería aportarla el Gobierno de España. En su defecto, las limitaciones se aplicarán hasta donde lleguen las competencias autonómicas, un extremo que aún no se ha concretado.CSIF, el sindicato mayoritario en Policía Local en España, aseguró ayer que con las plantillas de agentes actuales no se podría llevar a cabo «de manera adecuada» la vigilancia para evitar que se produjeran desplazamientos entre las 00.00 y las 6.00 horas. «Estamos de acuerdo con cualquier medida que mejore la salud pública de los madrileños, pero un aumento de los controles requiere de unos operativos con los que no contamos actualmente», subrayó su responsable de Administración Local en Madrid, Víctor Martínez.

409 casos por 100.000 habitantes

La incidencia acumulada del coronavirus en la región en los últimos 14 días ha vuelto a reducirse y se sitúa ahora en 409 casos por cada 100.000 habitantes, 51 menos que la semana pasada. La mayor concentración se registra actualmente en los municipios de Majadahonda y Colmenar Viejo, que superan la barrera de los 500.Aguado dijo este miércoles que «entre todos» se ha conseguido que los contagios desciendan de media en la región durante varias jornadas consecutivas. «Pero esa curva tiene que seguir bajando y necesitamos también de la ayuda del Gobierno de España y de los ciudadanos», señaló el vicepresidente madrileño, que en presencia de Ayuso -y después de que ésta lo hubiera desautorizado públicamente- ya no volvió a repetir que el número de positivos tendría que ser inferior a 25 para poder tener unas Navidades lo más parecidas a la época pre-Covid.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon