Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Purga" en Más Madrid: "Hay un sector crítico con Rita, pero ella no aguanta críticas"

Logotipo de El Mundo El Mundo 21/05/2021 DANIEL SOMOLINOS
La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre. © Unidad Editorial, S.A. La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre. "Esto es una purga de Rita en toda regla, de momento vamos nueve...". Desilusionado por las formas y visiblemente enfadado habla uno de los nueve vocales vecinales cesados este miércoles por Más Madrid. Se considera del bloque reivindicativo de esta formación, y ahí radica, según él, el móvil de su expulsión: "Aquí hay un sector crítico con Rita, pero Rita no aguanta las críticas". Se agranda así la fractura en esta formación desde que en marzo la ex portavoz Marta Higueras y otros tres concejales decidieran romper con la actual portavoz. La decisión de prescindir de ellos, cuenta este vocal que prefiere mantenerse en el anonimato, tendría su origen en el "cirio muy gordo" que se montó la semana pasada, a colación de la medalla de honor que recibió Ana Botella con el beneplácito de Más Madrid. Los nueve tienen en común que se habían opuesto a dicho acto, algo que "era un pasteleo de políticos regalándose medallas a políticos y podía dañar la imagen de Manuela". Tras aquella tormenta llegó la calma. Incluso este pasado sábado, San Isidro, disfrutaban, críticos y no tan vehementes, tomando unas cervezas juntos. Pero este miércoles, "sin previo aviso", comenzaron a saltar las alarmas. "Primero nos echaron de los grupos de Telegram... Después, tras meterme en mi correo, tenía la carta: me habían echado", explica este vocal vecinal. Carta de cese.E.M. En la misiva, seca y protocolaria, se alegaba que prescindían de los servicios de estas nueve personas al no pagar la carta financiera, un "impuesto revolucionario", según lo define este vocal, que se entrega "a modo de donación" al partido. ¿El porcentaje? Un 13%. "Yo me comprometí a pagarla, les mandé un email con mis datos bancarios y aceptando realizar dichas donaciones, pero nunca me cargaron ningún recibo", apunta.

Fuera "por no pagar"

Desde Más Madrid lo niegan todo. Aseguran que no se ha echado a nadie por ninguna disputa ideológica, sino "por no pagar". Incluso que algunos de los purgados "mandaron en diciembre una carta al partido diciendo que ni pagarían ni se sentían parte de la organización": "No han cumplido con la carta financiera, como hacen el resto de sus compañeros. Es una falta de respeto y de solidaridad hacia los que sí lo hacemos. Hay 210 vocales, bueno, ahora 201. Todos firmamos un código ético que consiste en que un porcentaje de lo que percibimos va al partido, pero no es ningún impuesto revolucionario". Para este vocal, aludir a la carta financiera es una simple excusa para quitarles de en medio. Y, además, "algo totalmente falso". "Siete de los cesados no estaban obligados a realizar ese pago porque están en situación de desempleo y, según las propia normativa, aquellos que estén sin trabajo o en ERTE no están obligados a abonar esa cantidad", remarca. Y añade: "También mienten cuando dicen que es por acuerdo municipal. No hubo ninguna reunión. En ese grupo están todavía los cuatro concejales que se querían marchar (Marta Higueras, Luis Cueto...) y a ellos no les han convocado para votar en contra. Tampoco se produjo el acta de asamblea distrital en que se aprueba la expulsión. Tres de las cesadas son mujeres vulnerables, en desempleo, que cobraban 400 euros... Todo fruto de un cabreo de Rita, que no consiente que se le chiste". Al ser preguntados por este aspecto, desde Más Madrid defienden que no conocen la situación individual de estas personas: "Más Madrid es sensible a los problemas que cada uno pueda plantear, entendemos que no se han planteado a los órganos competentes". Tras dos años de trabajo, con "muchos elogios y felicitaciones" por la labor realizada durante la campaña de Mónica García en el 4-M, lo que más le duele a este vocal son las formas. El ser despachados de los grupos de Telegram para "evitar que pudiéramos alzar la voz y dar nuestra versión". "Si me hubieran pedido que me fuera, me habría ido. Yo no estoy donde no me quieren, pero así no... Ellos ya han colocado su relato y, ahora, el malo eres tú".
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon