Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo será la Navidad? Estas son las medidas que sugiere el Gobierno para celebrar las fiestas en la era COVID

Logotipo de eldiario.es eldiario.es 24/11/2020 Marta Borraz
¿Cómo será la Navidad? Estas son las medidas que sugiere el Gobierno para celebrar las fiestas en la era COVID © Proporcionado por eldiario.es ¿Cómo será la Navidad? Estas son las medidas que sugiere el Gobierno para celebrar las fiestas en la era COVID

A un mes de las fiestas navideñas, el Gobierno ha hecho sus recomendaciones para las celebraciones que están por venir y que tendrán que ser diferentes a otros años. El documento de 'Propuestas de medidas de salud pública frente a la Covid-19 para la celebración de las fiestas navideñas' ya está en manos de las comunidades autónomas, que harán sus propuestas con el objetivo de que sea aprobado este miércoles en el Consejo Interterritorial. El borrador, que aún puede cambiar, sugiere la implantación de varias medidas "para reducir la propagación" del coronavirus y garantizar "la seguridad y el control de la pandemia". La idea es que sea "un marco común y claro" y se dé a conocer de la forma "más anticipada posible" para dar tiempo a que la población "se organice". "Debemos planificar unas Navidades diferentes sin quitarles el alma y el espíritu que las hace una de las fiestas más apreciadas por la ciudadanía". Estas son sus principales propuestas:

La recomendación es que en las reuniones participen solo las personas que conviven, pero si hay algún miembro no conviviente, serán de un máximo de seis personas. También se aconseja "evitar o minimizar" encuentros comunes en estas fechas como celebraciones de trabajo, de antiguos alumnos, de clubes deportivos... En caso de celebrarse, explica el documento, se mantendrá el límite de seis y "preferiblemente en el exterior". El Gobierno recuerda que a estas reuniones no deben ir las personas que son positivas de coronavirus, tienen síntomas, están esperando resultados o han sido contacto estrecho de un caso, es decir, todas aquellas que deben estar haciendo cuarentena o aisladas, como ahora.

La idea es que el confinamiento nocturno que rige a día de hoy en todo el territorio –entre las 22.00 y las 0.00 dependiendo de la comunidad– se mantenga durante las semanas de fiestas navideñas, "no pudiendo salir a la calle en los horarios establecidos" en cada lugar tras la declaración del estado de alarma. Para las dos noches festivas por excelencia, la Nochebuena del 24 y la Nochevieja del 31 de diciembre, el Gobierno propone ampliar el horario y que el toque de queda se alargue hasta la 1 de la mañana y finalice a las 6.00.

El documento asume que en Navidad se produce tradicionalmente un incremento de los desplazamientos entre territorios, tanto nacionales como internacionales. Como norma general, sugiere que "se eviten aquellos viajes que no sean estrictamente necesarios" y apunta a que, en todo caso, se debe tener en cuenta las medidas que rija en el destino. Ahora mismo la mayor parte de comunidades mantienen confinamientos perimetrales, e incluso entre ciudades, es decir, no se puede entrar ni salir de las mismas, pero habrá que esperar a ver qué deciden de cara a las fiestas. Con todo, el Ejecutivo explica que si se va a realizar un viaje, "debe hacerse de forma segura" y cumpliendo las medidas de higiene, mascarilla y distanciamiento. Para los viajes internacionales, redirige a la normativa actual: si se proviene de un país o zona "de riesgo" se exige una PCR negativa en las 72 horas previas a la llegada España. Si es población nacional la que se desplaza a otro país, estará condicionado a las restricciones aplicadas en el destino, como tener una prueba o guardar cuarentena.

Asimismo, el Gobierno también admite que, dentro de los desplazamientos, un grupo muy numeroso lo constituyen los estudiantes que regresan durante las vacaciones universitarias. La propuesta es que vuelvan, pero les recomienda que limiten las interacciones sociales los días anteriores al viaje y extremen las medidas de prevención, así como una vez en su destino, donde "deben tratar de limitar los contactos, interactuar sobre todo el aire libre y usar mascarillas".

¿Y qué pasará con las tradicionales cabalgatas de los Reyes Magos? Este tipo de eventos, dice el Gobierno, "suponen situaciones de elevado riesgo de transmisión" debido a que asisten muchas personas. La propuesta es que no se celebren, algo que ya han ido anunciando estas últimas semanas varios ayuntamientos. En todo caso, los eventos multitudinarios deben ser valorados "de forma individualizada" por las autoridades y si finalmente se deciden celebrar cabalgatas, se sugiere que se planteen alternativas que garanticen la distancia y el cumplimiento de las normas, por ejemplo, "cabalgatas estáticas" en las que se controle el acceso. Para otras actividades habituales en esta época del año, como las visitas a portales de Belén o conciertos navideños, se podrán mantener respetando un aforo del 50%.

También es tradición en muchos puntos del país la celebración de eventos deportivos como la maratón de San Silvestre, que el Gobierno sí autoriza a realizar, pero "siempre que no interfiera" con el toque de queda nocturno y garantizando las medidas de prevención entre corredores. Se aconseja, además, que sea sin público y se retransmita por televisión.

Una parte de la población acude también durante estas fechas a misas y otras ceremonias religiosas. El Gobierno apunta a que, cuando sean en espacios cerrados, seguirán las normas de aforo de cada comunidad autónoma y mantener la distancia de seguridad. Se recomienda, además, no cantar. El documento hace una recomendación específica para unas de los actos religiosos más populares de estas fechas: la llamada 'misa de gallo', que se celebra a las 0.00 del 25 de diciembre, día de Navidad. Se podrá realizar, pero siempre que no interfiera con el toque de queda nocturno, y como alternativa, se podrá ofrecer una retransmisión telemática.

Tal y como vienen recomendando los expertos desde el inicio de la desescalada, fomentar las actividades en el exterior y evitar lugares cerrados y con mala ventilación es una de las medidas más efectivas. En este sentido, el documento propone que en coordinación con los ayuntamientos se favorezca este mayor uso del espacio público para actividades, eventos, hostelería y comercio. Recuerda, además, que está prohibido consumir alcohol en la vía pública y fumar si no se puede garantizar una distancia de dos metros, una medida que ya se aprobó en verano.

Se aconseja promover la compra en el pequeño comercio, ya que minimiza las aglomeraciones y la movilidad y a la población se le aconseja organizar sus compras con antelación. Las tiendas y centros comerciales deberán cumplir con las normas de aforo marcadas por las autoridades sanitarias en cada comunidad autónoma y las "grandes calles comerciales", vías en las que hay tiendas y suele aglutinarse mucha gente al mismo tiempo, deberán tener un control de acceso. Los tradicionales mercadillos navideños deberán ser al aire libre, algo que es habitual, y mantener los aforos establecidos.

En las fiestas navideñas, aumentará la frecuencia de horarios en el transporte público "al máximo" con el objetivo de que no haya aglomeraciones y se cumpla el aforo. Además de una adecuada ventilación y cumplimiento de las medidas: no hablar ni comer y usar la mascarilla. Con todo, la advertencia general es que se prioricen los desplazamientos al aire libre, andando o en bicicleta. Para ello, las autoridades deben favorecer que el espacio se adecúa a ello, mediante peatonalizaciones, creación de carriles bici o el mantenimiento de parques abiertos que muchas administraciones han apostado por cerrar, al contrario de la evidencia científica, durante distintos momentos de la pandemia.

En los bares o restaurantes, se seguirán las normas de aforo que cada comunidad autónoma imponga, eso sí, con un máximo de seis personas por mesa, que es la limitación de reuniones sociales y familiares general que propone el Gobierno. También deben seguirse las normas actualmente vigentes: garantizar la ventilación, mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre mesas y comensales, "reforzar el mensaje" del uso de mascarilla cuando no se está comiendo ni bebiendo y "evitar el picoteo".

Lo mismo para el caso de los espectáculos navideños que se celebran en cines, teatros, carpas o auditorios, que seguirán el máximo de aforo vigente en ese momento y manteniendo un asiento de distancia o 1,5 metros en caso de no ser plazas fijas. Y, de nuevo, siempre que sea posible, que se realicen al aire libre.

En las residencias de mayores, en las que están muy restringidas las salidas y visitas de familiares, estas se podrán ampliar durante las fechas navideñas siempre que se puedan cumplir las medidas de higiene y distancia de seguridad. En caso de que haya residentes que salgan del centro, algo que suele ocurrir en estas fiestas, al reingreso se le realizará una prueba de diagnóstico y los siguientes días, los responsables de la residencia "extremarán las medidas de prevención y vigilancia".

En cualquiera de las actividades y celebraciones que se vayan a llevar a cabo durante estas fechas, el Gobierno recomienda que las autoridades refuercen los mensajes de prevención con los que se dirigen a la población, y hace especial énfasis en la ventilación y el fomento de los exteriores. Así, se deben mantener las medidas que agrupa en '6M': uso de mascarillas, lavado de manos, metros (distancia física), maximizar la ventilación y actividades al aire libre, minimizar el número de contactos y "Me quedo en casa si síntomas, diagnóstico o contacto".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Ir al sitio completo

image beaconimage beaconimage beacon