Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En la Jerusalén medieval se usaron granadas de mano contra los cruzados

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 28/04/2022 David Ruiz Marull

Granadas de mano que provocaban fuertes ruidos y brillantes destellos de luz. No hablamos de Ucrania ni de ninguna otra guerra moderna. Ni tan siquiera se hace referencia a los chinos, los inventores de la pólvora negra. Los artefactos a los que hacemos referencia se usaron entre los siglos XI y XII para atacar las fortalezas de los cruzados en la Jerusalén medieval.

Los arqueólogos encontraron hasta cuatro de estos recipientes en los Jardines Armenios, en la Ciudad Vieja de Jerusalén en unas excavaciones realizadas entre 1961 y 1967. Actualmente se conservan en el Royal Museum de Notario (Canadá), hasta donde viajaron los investigadores de la Universidad de Griffith para analizar los recipientes.

Entre 1961 y 1967

Encontraron hasta 4 de estos recipientes en los Jardines Armenios, en la Ciudad Vieja de Jerusalén

Trabajos anteriores ya habían identificado que este tipo de vasijas esferocónicas, que se encuentran repartidas por todo el mundo, se usaban para una variedad de propósitos, entre los que se incluía beber cerveza o guardar en su interior mercurio, aceite o medicamentos.

Los expertos de Griffith estudiaron, según explican en un artículo publicado en la revista PLOS ONE, los residuos de las cuatro cerámicas antiguas expuestas en Canadá y confirmaron que, en tres de ellas, se habían guardado los productos habituales: aceites (algunos perfumados) y medicamentos. Pero el cuarto, hecho de gres con paredes muy gruesas y sin decoración, contenía algo totalmente distinto.

La supuesta granada estaba hecho de gres con paredes muy gruesas y sin decoración © Griffith University La supuesta granada estaba hecho de gres con paredes muy gruesas y sin decoración

Los restos eran de un material inflamable y probablemente explosivo que indicaba que los recipientes podrían haber sido utilizados como granadas de mano antiguas. “Hay referencias sobre estos tipos de vasijas usadas durante la época de las Cruzadas como granadas lanzadas contra las fortalezas de los cruzados que producen fuertes ruidos y brillantes destellos de luz”, explica el profesor Carney Matheson.

Algunos especialistas propusieron que esta especia de ollas de cerámicas se habían rellenado con pólvora negra, un explosivo inventado en la antigua China en el siglo IX y que se sabe que se introdujo en el Medio Oriente y Europa en el XIII. La teoría era que la pólvora podría haber llegado a Oriente Medio antes de lo que se creía, entre los siglos IX y XI.

Lee también

El guerrero del siglo X que fue clave en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Fría

David Ruiz Marull

“Nuestro análisis ha demostrado que el producto que se hallaba en el interior de las granadas no es pólvora negra. Probablemente es un material explosivo inventado localmente”, añade Matheson. Entre los químicos que aparecían destaca el azufre junto con mercurio, aluminio, potasio, magnesio y fósforo.

Los expertos no descartan que la vasija fuera una fuente de combustible para una lámpara o que guardara aceites (se detectó la presencia de ácidos grasos) pero entiende que la opción de la bomba de mano “vale la pena considerarla más a fondo debido a la forma, el tamaño y el grosor de la cerámica.

La parte superior de la vasija © PLOS ONE La parte superior de la vasija

Los relatos históricos sobre el asedio de Jerusalén en el año 1187 ya mencionan el uso de armas similares a las granadas de mano y se han encontrado reliquias similares a esta en otros lugares. Se sugirió incluso que en su interior se almacenaba una mezcla conocida como fuego griego, de la que nadie sabe exactamente si composición.

El estudio también reveló que algunos de estos recipientes habían sido sellados con resina. "Futuros trabajos sobre estos botes y su contenido explosivo nos permitirá comprender la tecnología explosiva del período medieval y la historia de las armas explosivas en el Mediterráneo oriental", concluye.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon