Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marruecos suspende repentinamente sus relaciones con Alemania sin dar explicación

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 01/03/2021 Ignacio Cembrero
Nasser Bourita, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos. (EFE) © EFE Nasser Bourita, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos. (EFE) Marruecos anunció el lunes por la noche que suspendía las relaciones con el Gobierno alemán y sus instituciones públicas, pero no explicó los motivos de esta decisión. El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita, difundió una nota en la que hace mención a “malentendidos profundos (…) a propósito de cuestiones fundamentales para el Reino de Marruecos”, aunque no entra en detalles.

La carta, dirigida al jefe del Gobierno y a todos sus miembros, ordena la “suspensión de cualquier contacto, interacción o acción de cooperación (…) con la Embajada de Alemania en Marruecos, con los organismos de cooperación y las fundaciones políticas alemanas” -es decir, la Friedriech Ebert y la Konrad Adenauer, vinculadas a la socialdemocracia y a la democracia cristiana alemanas-. El Ministerio de Exteriores marroquí precisa que ya aplica esta suspensión. La nota no deja de ser curiosa porque en ella el ministro de Exteriores imparte órdenes a alguien que, en teoría, es su jefe, como Saeddine el Othmani, quien está al frente del Ejecutivo. Bourita tiene, en realidad, más peso en el Gobierno marroquí porque su línea directa con el palacio real y el rey Mohamed VI.

Nota del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos ordenando la suspensión de cualquier relación con Alemania. © Proporcionado por El Confidencial Nota del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos ordenando la suspensión de cualquier relación con Alemania. Nota del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos ordenando la suspensión de cualquier relación con Alemania.

La prensa marroquí especulaba el lunes por la noche sobre los motivos que han inspirado esta drástica decisión. Menciona desde una trama de espionaje alemán hasta la colocación de la bandera del Frente Polisario, durante unas horas, en la fachada del Parlamento regional de Bremen (Alemania). Un miembro del Gobierno de Rabat reconoció en privado que ignoraba las razones concretas que estaban detrás de la tensión diplomática.

Que Marruecos se atreva a cortar relaciones con Alemania demuestra hasta qué punto su diplomacia se ha envalentonado después de que el presidente Donald Trump reconociese, en diciembre, la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, una colonia española hasta 1975. Una veintena de países africanos y árabes han dado pasos en la misma dirección que Trump y están abriendo consulados en El Aaiún o Dajla, las dos principales ciudades de ese territorio.

© Proporcionado por El Confidencial

Ignacio Cembrero

Rabat ya cortó la cooperación en materia de seguridad con España en agosto de 2014, después de que, por error, la Guardia Civil interceptase en aguas de Ceuta la embarcación en la que navegaba el propio Mohamed VI rumbo a Tánger. Con Francia, congeló sus relaciones durante once meses, de febrero de 2014 a enero de 2015, después de que la policía judicial francesa intentase llevar ante una jueza instructora a Abdellatif Hammouchi, el máximo responsable de la Dirección General de Supervisión del Territorio (DGST, policía secreta), al que los marroquíes exiliados acusaban de haberles torturado.

En círculos diplomáticos se teme una crisis entre Rabat y la Unión Europea si, a finales de año, el Tribunal de Justicia de la UE invalida los acuerdos, renovados en 2019, sobre agricultura y pesca. El bufete de abogados Devers, contratado por el Frente Polisario, ha recurrido esos acuerdos porque incluyen una extensión para el Sáhara que consideran no se ajusta a la legalidad internacional.

La nota, dirigida al jefe del Gobierno y a todos sus miembros, ordena la “suspensión de cualquier contacto, interacción o acción de cooperación (…) con la Embajada de Alemania en Marruecos, con los organismos de cooperación y las fundaciones políticas alemanas”, es decir la Friedriech Ebert y la Konrad Adenauer, vinculadas a la socialdemocracia y a la democracia cristiana. El Ministerio de Exteriores marroquí precisa que ya aplica esta suspensión. La nota no deja de ser curiosa porque en ella el ministro de Exteriores imparte órdenes a alguien que, en teoría, es su jefe como Saeddine el Othmani, que está al frente del Ejecutivo. Bourita tiene, en realidad, más peso en el Gobierno marroquí porque tiene hilo director con el palacio real y el rey Mohamed VI.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon