Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

7 días con los auriculares con cancelación de ruido de Sony: no quiero volver a los AirPods

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 18/06/2021 Michael Mcloughlin
Foto: EC. © Externa Foto: EC. La única cultura de la cancelación que me interesa es la de la cancelación de ruido. Hacerse con unos auriculares con 'noise cancelling', una palabra que aún da más enjundia a esta tecnología, es una de esas inversiones en electrónica que suelo recomendar a prácticamente todo el mundo, junto a un robot aspirador. Y si se le puede echar billetes a la compra, mejor que mejor. Muchos han descubierto esta tecnología de la mano de Apple y sus AirPods Pro (y menos, por eso de costar un dineral, con los AirPods Max) pero ya había marcas que llevaban tiempo trabajando en ello y comercializando diversos modelos. Una de estas es Sony, la marca que mejor ha conseguido dominar esa función para aislarte de lo que te rodea tanto en formato compacto como en formato diadema.

© Proporcionado por El Confidencial

Michael Mcloughlin

Desde que los mencionados AirPods Pro hicieron su aparición, la manzana y la factoría nipona vienen protagonizando una carrera constante por alcanzar la excelencia en este apartado, con permiso de otros fabricantes que no han conseguido hacer tanto ruido. Ha sido un pulso muy ajustado.

Cuando uno los ponía frente a frente, era francamente difícil decir cuál de los dos era la mejor opción. Sin embargo, tras probar el último modelo de Sony durante una semana tengo que rendirme a la evidencia: son los mejores auriculares que he utilizado en años. No acostumbro a este tipo de sentencias, pero hay veces que toca hacerlas. Algunos correrán ahora a rellenar la caja de comentarios para maldecir sobre el precio, quejarse de un detalle concreto o decir que la experiencia con los suyos es fantástica. Y, probablemente, también tengan razón porque hay tantas experiencias como usuarios en el mundo y cada uno puede interpretar cada detalle a su manera.

Creo que el mérito de los WF-1000XM4 reside en haber logrado mantener sus puntos fuertes ('noise cancelling', batería...), mejorar sus puntos flacos (manos libres o diseño) y renunciar a un muy buen sonido. Lo que menos me convence es un nombre de producto más propio de ser utilizado por un mozo de almacén que para anunciar a todo trapo en una marquesina del metro. Su otro lunar, el precio. Una calidad así se paga. No es una compra barata: 280 euros.

!function(){"use strict";window.addEventListener("message",(function(e){if(void 0!==e.data["datawrapper-height"]){var t=document.querySelectorAll("iframe");for(var a in e.data["datawrapper-height"])for(var r=0;r

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon