La noticia llegó a finales de julio, cuando varios usuarios estaban probando la versión beta de iOS 14 —que se desplegó en su versión final esta misma semana—. La nueva actualización del sistema operativo del iPhone pone unas marcas en la pantalla del teléfono cada vez que una app tiene activados la cámara o el micrófono.

Indicador de cámara en uso en iOS 14. Lisa Eadicicco

Lo esperable es que una app de fotografía como Instagram enseñe esa marca cuando el usuario va a realizar una foto. El problema es que el icono aparecía en el terminal en cuanto se abría la aplicación, lo que invitó a que muchos usuarios sospechasen que Instagram abría la cámara del dispositivo nada más ejecutarse. En otras palabras: cundió el temor de que Instagram estuviese accediendo a la cámara de los usuarios sin que estos lo supiesen.

Entonces, los responsables de Instagram aseguraron que el icono del sistema operativo aparecía en Instagram a causa de un bug —un error informático— en el que ya estaban trabajando, y que en ningún caso se activaba la cámara sin permiso ni se grababa a nadie.

Pero estas explicaciones no han convencido a Brittany Conditi, una usuaria de Instagram que ha presentado una denuncia contra esta red social en un juzgado federal de San Francisco, en Estados Unidos. En el escrito de denuncia, Conditi asegura que el uso de la cámara por parte de Instagram era intencional y con el propósito de recopilar "datos valiosos y lucrativos de sus usuarios, a los cuales no tendría acceso de otro modo".

Leer más: Estos son los dispositivos compatibles con iOS 14, la nueva versión del sistema operativo de Apple

"Gracias a la obtención de datos personales extremadamente personales e íntimos, como la privacidad de sus propias casas", destaca Conditi, Facebook e Instagram pueden realizar "valiosas hipótesis e investigaciones de mercado".

Facebook, propietaria de Instagram, ha rechazado comentar la demanda, según recoge Bloomberg. En su momento, los responsables de Instagram aseguraron que la aplicación no abría la cámara sin permiso de sus usuarios. 

"Solo accedemos a la cámara cuando nos lo indican los usuarios". "Hemos encontrado un bug en la beta de iOS 14 que ya estamos arreglando, y que indica por error a algunos usuarios que la cámara está en uso cuando en realidad no lo está", defendió entonces un portavoz a medios como The Verge.

Ahora estas explicaciones las tendrá que dar y defender ante la justicia estadounidense. A Instagram se le acumulan las denuncias: el mes pasado Facebook fue acusada de usar tecnología de reconocimiento facial para reunir de forma ilegal datos biométricos de más de 100 millones de usuarios de la red social. Facebook negó la acusación y defendió que Instagram no usa ninguna tecnología de reconocimiento facial, recuerda Bloomberg.

Recientemente, Facebook pagó más de 500 millones de euros para evitar que prosperase otra demanda contra su principal red social —Facebook— por recopilar datos biométricos de sus usuarios.