La computación cuántica aún sigue en una fase inicial y tanto la tecnología como sus aplicaciones a la vida real siguen lejos de mostrar todo el potencial que tienen. Un avance lento pero que no se detiene. La última gran noticia es que la tecnológica IBM ha anunciado que para 2023 tendrá listo un ordenador de 1000 qubit, lo que supone multiplicar por 17 la capacidad actual. 

Los qubits son los equivalentes cuánticos de los bits de computación clásica. Son un hermano avanzado capaz de almacenar más información, ya que no solo pueden configurarse como 1 o 0, sino que pueden representar ambos al mismo tiempo. 

Que IBM lanze el Quantum Condor en 2023 con una capacidad de procesamiento de 1,121 qubits significa que se podrán ver ordenadores cuánticos que comiencen a abordar grandes operaciones relacionadas con problemas del mundo real. Dejando atrás la fase actual donde solo se limita su uso a experimentos llevados a cabo en laboratorios. 

Leer más: BBVA apuesta por la computación cuántica para optimizar sus carteras de inversión y está investigando otras aplicaciones de la "tecnología de la década"

"Un punto de inflexión"

IBM

"Pensamos en Condor como un punto de inflexión, un hito que marcará nuestra capacidad para implementar la corrección de errores y escalar nuestros dispositivos. Al mismo tiempo que es lo suficientemente complejo como para explorar todas las ventajas potenciales de la computación cuántica. Hay problemas que podemos resolver de manera más eficiente en una computadora cuántica que con los mejores superordenadores del mundo", comenta el físico Jay Gambetta , miembro de IBM y vicepresidente de IBM Quantum, en un comunicado

El objetivo marcado por IBM es muy ambicioso teniendo en cuenta que el ordenador cuántico más grande en la actualidad tiene 65 qubits. La compañía tiene marcado el camino para llegar a los 1.121 qubits paso a paso. Para 2021 presentarán una máquina de 127 qubits, para 2022 de 443 qubits, en 2023 el de 1.121 qubits y en algún momento sin especificar esperan llegar al millón de qubits. 

IBM espera que al comprometerse con estos objetivos pueda enfocar mejor sus esfuerzos de computación cuántica, y que otras compañías que trabajan en la misma tecnología sepan que vendrá en los próximos años, agregando un poco de certeza a un campo impredecible.

"Hemos llegado al punto en que hay suficiente inversión y lo realmente importante es comenzar a tener mecanismos de coordinación y señalización para que no asignemos mal los recursos y permitir así que todos hagan su parte", comentó a TechCrunch Dario Gil, ejecutivo senior de IBM.

Leer más: Cuál es el futuro inmediato de la computación cuántica, según uno de los embajadores españoles de esta tecnología en IBM

El primer paso para acercarse al millón de qubits

Los científicos consideran que serían necesario un millón de qubits para poder extraer todo el potencial de la tecnología cuántica, pero con 1.000 qubits ya serían suficientes para mantener un sistema estable donde interactúen entre sí.  "Se podría lograr la teletransportación cuántica entre chips de ordenadores hasta simular reacciones químicas", explica la compañía de software.

Según detalla IBM, una de las privilegiadas empresas con ordenadores cuánticos propios, tener más qubits proporciona una mejor corrección de errores, un proceso crucial para asegurarse que los cálculos sean precisos, y reduce el impacto de las interferencias. 

Cabe recordar que los ordenadores cuánticos son muy delicados y requieren configuraciones e instalaciones complejas donde la temperatura sea baja, no hay interferencias de otros dispositivos ni haya grandes ruidos.