Asociamos muchas tecnologías al nombre de una marca: el IBM PC, los móviles de Samsung, los procesadores de Intel... Pero hay compañías que son mucho más antiguas que la tecnología que las llevó a la fama universal.

IBM, por ejemplo, es una empresa centenaria. Se fundó en 1911 con el nombre de Computing Tabulating Recording Company, y en 1924 pasó a llamarse International Business Machines, IBM.

Fue la inventora del floppy-disk, el disco duro, las bases de datos relacionales, el código de barras, y básicamente el PC, con el primer mítico IBM PC. Sus empleados han ganado 5 premios Nobel, y otros muchos premios científicos.

El mítico IBM PC cumple 40 años, el primer PC de la historia

En 1981, IBM puso a la venta su flamante IBM PC. Y como suele decirse, la historia de la informática cambió para siempre. Pero esta vez no es una frase hecha.

En los años 20 IBM vivía principalmente de las tarjetas perforadas que se usaban para realizar el censo de Estados Unidos, y otras tareas que exigían almacenar gran cantidad de información.

Pero también construía todo tipo de maquinaria. Durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno le encargó la fabricación de más de 70 artículos bélicos, incluyendo piezas de motores, visores de bombas, y dos rifles: el Browning Automatic Rifle, y el M1 Carbine.

En los años 20 comercializó una máquina que, seguro, nunca habrías imaginado. El primer cortador de queso computerizado:

//

El canal de YouTube Hand Tool Rescue se dedica a restaurar maquinaria antigua.

Un cliente le dijo que tenía que restaurar una computadora de IBM de los años 20... Pero no se esperaba encontrarse con un cortador de queso computerizado.

Como lleva una placa que pone IBM, nombre que se adoptó en 1924, hay que suponer que se fabricó después de esa fecha. Al menos en 1925.

El proceso de restauración, si no estás acostumbrado a ver estas cosas, es absolutamente increíble.

Después de desmontarlo y eliminar el polvo, hay que aplicar diferentes compuestos y procesos químicos para quitar el óxido y las impurezas del metal.

Tras un complejo sistema de lavado, pulido y pintado, el cortador de queso quedó como nuevo.

Cinco portátiles ultraligeros perfectos para trabajar y estudiar

Estos cinco ordenadores cuentan con potencia de sobra para tu día a día, además de un peso inferior a 1,5 kg para que los puedas llevar siempre encima.

¿Y por qué lo llama computerizado? Porque emplea un genial sistema de cálculo para colocar el cortador automáticamente sobre el queso, en función del peso que pide el cliente.

El proceso se explica en los 5 últimos minutos del vídeo. El cortador tiene dos palancas. Con una de ellas se marca el peso actual del queso que queremos cortar.

Con la otra, el peso del trozo que nos pide el cliente, medido en onzas. Al mover esta segunda palanca, la base en donde esta el queso gira, colocando el cortador en el lugar exacto para obtener un trozo con el peso que pide el cliente.

Usando ejes y palancas la máquina lleva a cabo cálculos que convierten peso en grados de movimiento de la base, por eso usa los principios de los ordenadores.

Un curioso invento de IBM que nos recuerda que muchas compañías son mucho más que la tecnología que las dió fama...