Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los inventos con rayos UV se disparan con el covid, pero ¿sirven para matar al virus?

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 10/07/2020 G.Cid
Foto: Reuters. © Reuters Foto: Reuters. Es una de las soluciones que se llevan barajando desde el inicio de la pandemia del covid. Los rayos ultravioleta han ido apareciendo y desapareciendo de medios de comunicación y entornos desde marzo como posible método para esterilizar espacios y pulverizar al virus, pero en las últimas semanas van ganando cada vez más peso, impulsados por diferentes fabricantes. El último en sumarse al carro ha sido Samsung que acaba de lanzar (por unos 58 euros en Alemania) una batería externa en forma de caja que en su interior incluye rayos UV para acabar, dicen, con prácticamente la totalidad de los patógenos. Que una compañía del tamaño de Samsung decida dar este paso da una idea de la envergadura de la idea, pero ¿de verdad funciona?

Las idas y venidas de esta tecnología no son casuales. A pesar de que es más que conocido desde hace décadas que los rayos UV pulverizan multitud de patógenos, las dudas sobre su funcionamiento sobre el covid, y sobre todo, sus efectos colaterales, son las que han hecho que muchos lo repiensen antes de lanzarse a la piscina. Pero, entonces, ¿qué ha cambiado ahora para todos se lancen a probar? Bueno, aunque no hay nuevas pruebas definitorias, sí hay varios aspectos clave que se han ido moldeando en todo esto y estudios que pueden haber motivado esta apuesta, sobre todo relacionados con un tipo de rayos UV: los UVC y los Far-UVC.

© Proporcionado por El Confidencial C. Otto

¿Qué son y qué hacen los rayos UV-C?

Tanto el invento de Samsung como el de Mophie, el de Cecotec o la funda de los nuevos auriculares inalámbricos de LG coinciden en varias cosas, pero hay tres fundamentales: están pensados para desinfectar objetos, usan rayos UVC y no garantizan la desinfección del coronavirus SARS-CoV-2. Todo esto es clave para entender qué se está vendiendo y qué podemos encontrar al comprar uno de estos productos, u otros que encontremos en el mercado porque la mayoría son muy similares. Y aquí vamos a desglosarlo.

Lo primero que hay que conocer, si no lo sabes aún, es lo que son los UVC, pues ahí está el gran secreto de estos inventos. Como explica la propia OMS, los rayos UVC de los que presumen estas marcas son los UV que tienen la mayor energía (más que los UVA o los UVB) por lo que, lógicamente, es la luz más dañina, pero, por suerte no llega a la superficie de la Tierra porque nuestra atmósfera la absorbe. Es más, si no fuese así es posible que no pudiéramos vivir en este planeta, ya que su radiación puede destruir el material genético. Un poder que la hace tan peligrosa como útil en este caso, pues si destruye material genético también puede acabar con los patógenos como el SARS-CoV-2, o eso creen muchos.

Desde hace años se conoce el poder de estos rayos y se han conseguido construir todo tipo de máquinas desinfectantes que los usan, por lo que con la llegada del covid han sido muchos los que se han lanzado a ver si también podría funcionar con este patógeno. El problema es que, aunque se ha estudiado, como ocurre con multitud de asuntos relacionados con este coronavirus, todavía no se ha demostrado que sea eficaz en este caso o al menos no se ha hecho de forma fehaciente. Todo parece indicar que sí, pues sirvió para el SARS y el MERS, entre otros virus, e incluso algún estudio privado así lo asegura, pero no hay pruebas claras y los riesgos son muy altos.

En ciudades como Nueva York o Shanghái ya se están usando lámparas de UVC para desinfectar autobuses o incluso hospitales, pero lo hacen bajo medidas de extrema seguridad, con equipos especiales y sin saber a ciencia cierta su eficacia final y eso es un punto clave tratándose de algo tan delicado. Hasta el MIT ha lanzado un robot que utiliza esta luz, pero instituciones como las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EEUU siguen la línea de que aunque es posible que sirva, una mala utilización puede ser muy perjudicial para el ser humano (cualquier contacto con la piel o los ojos, aunque sean segundos, puede ser extremadamente dañino).

Probando un robot desinfectante que monta varias lámparas con luz UV. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Probando un robot desinfectante que monta varias lámparas con luz UV. (Reuters) Probando un robot desinfectante que monta varias lámparas con luz UV. (Reuters)

Sabiendo esto las piezas comienzan a encajar con los productos para el gran público que se han lanzado. Los fabricantes ahora venden algo que, aseguran, acaba con la mayor parte de los patógenos (el 99% marcan), pero no mencionan el SARS-CoV-2. Y dichos productos son cajas estancas en las que ni siquiera puedes tener contacto visual con la luz u objetos que te remarcan que deben utilizarse en espacios vacíos sin nadie cerca. Pero esto no acaba aquí pues las investigaciones sobre estas luces siguen más allá.

Los informes más serios en este sentido se han concentrado en los que los científicos llaman Far-UVC. Esta versión más 'light' de los rayos UVC tiene menos potencia que los comentados anteriormente, por lo que es menos dañino, pero los últimos estudios apuntan a que podría funcionar para desinfectar espacios públicos, incluso con gente dentro. Eso sí, de momento todo queda muy en el aire pues ni siquiera saben si funcionaría con el SARS-CoV-2.

Invento con lámparas UVC usado para desinfectar aviones. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Invento con lámparas UVC usado para desinfectar aviones. (Reuters) Invento con lámparas UVC usado para desinfectar aviones. (Reuters)

El estudio más sólido realizado sobre este asunto hasta ahora lo publicó Scientific Report el pasado 24 de junio y lo firma el Irving Medical Center de la Universidad de Columbia. En el 'paper' se explica que un tipo de rayos UV-C (los Far-UVC) pueden desactivar hasta el 99,9% de los coronavirus y creen (no han podido comprobarlo aún) que lo mismo debería ocurrir con el SARS-CoV-2. Una idea esperanzadora pero aún lejos de estar aterrizada. Se sabe que acaba con virus y que no afecta a las células de animales y humanos como lo hacen los UVC, pero no se sabe cuánto tiempo podemos estar expuestos a esto ni de qué manera sería eficaz.

De todos modos hay muchas esperanzas puestas sobre los Far-UVC y hay expertos como Charlie Ironside, de la Universidad de Perth, en Australia, que incluso apuestan por que si en los próximos años conseguimos evolucionar esta tecnología podríamos evitar otras pandemias añadiendo estas luces al alumbrado cotidiano. "Un rango estrecho de longitudes de onda Far-UV parece ser seguro para los humanos, mientras que es letal para los virus. La esterilización puede ser fácil, rutinaria y efectiva", explica Ironside en la revista Physics World.

Entonces, ¿me lo compro?

Después de todo esto queda la gran duda: ¿merece la pena comprarse uno de estos 'esterilizadores'? Depende de lo que busques. Si lo que te interesa es un producto casi milagroso contra la el coronavirus, lo cierto es que esto no te va a servir, es más, esto no funciona así. Como ya se ha contado muchas veces, sobre este virus hay más dudas que certezas y cada día se van descubriendo más detalles, pero ningún producto milagroso te va a librar de él. Ni tampoco puedes utilizar esto como sustitutivo de limpiarte las manos o llevar mascarilla, todo lo contrario. La mera exposición de nuestra piel ante una de estas luces puede generarnos un problema bastante grave.

Por otro lado, si te gusta como batería externa y te interesa la idea, no deja de ser un buen invento para limpiar mejor tus objetos. No solo hablamos del móvil, que también, sino que puedes meter gafas, o productos similares y saber que tras terminar el proceso estarán libres de casi cualquier patógeno. En el caso de robots o lámparas como la de Cecotec la cosa es aún más compleja porque es un producto de pura limpieza. Sea como fuere debes tener claro que no es un juguete ni algo definitivo, sino un complemento como tantos otros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon