El COVID-19 ha marcado el 2020 para prácticamente todo el mundo, ya que los efectos que ha tenido se han hecho notar en todo tipo de ámbitos. Sin embargo, a pesar de ello, no es extraño ver actitudes temerarias en cuanto a la protección contra el virus. Y es posible que más de una vez a lo largo de la pandemia te hayas preguntado ¿por qué la gente se arriesga a tener coronavirus?

Desde el principio de la pandemia, tanto las instituciones médicas como las políticas han dejado claro el mensaje de que hay que protegerse contra el coronavirus, no solo por ti, sino por los seres queridos que te rodean. Sin embargo, hay personas que aún así no toman todas las precauciones que se debería, y hay un psicólogo que tiene una explicación para esto.

Según Joseph Mazur, profesor emérito de matemáticas, la percepción del riesgo del coronavirus se basa en un juego de ganancias y pérdidas, y si una persona ve que el resto sobrevive a la enfermedad, más esperanza tiene de que, aunque llegue a contraer el COVID-19, no le afecte. Este es el motivo por el que, según comenta el profesor, "muchos estadounidenses continúan mezclándose con otros sin máscara", algo que pasa en muchos otros sitios alrededor del globo. "Han sobrevivido o eludido el COVID-19 hasta ahora. Ese escape equivale a recibir dinero de la banca (...) un regalo que trae consigo la impresión de ser invencible, la proverbial ilusión del jugador".

Por qué no estás del todo protegido del COVID-19 después de la primera dosis de la vacuna

La gestión del riesgo que hace cada persona es distinto, y en muchas ocasiones depende de un riesgo calculado, y de las ganancias o pérdidas que cada persona pueda y quiera enfrentar. De hecho, el profesor, en el blog de psicología en el que escribe, recopila algunas de las respuestas que le han dado algunos usuarios, y en algunas se puede apreciar a qué se refiere el Mazur: "Dejé de usar una máscara el verano pasado. El virus no me ha atrapado en todo ese tiempo desde el verano, así que debo ser inmune. ¿No? ", "La medicina ha sabido durante más de 100 años que el aire fresco y la luz solar matan los virus: entonces, ¿por qué los engañadores nos advierten que 'nos quedemos en casa'?".

La percepción del riesgo es subjetiva, y depende de factores perceptivos, de las creencias y actitudes y de las pérdidas y ganancias anteriores, por lo que, según Mazur, mucha gente decide no protegerse suficientemente contra el virus porque piensa que no le pasará nada, porque no ha experimentado pérdidas anteriores relacionadas con el coronavirus, o bien porque sus creencias y motivaciones no están en línea con la protección frente a este riesgo.