Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se buscan periodistas, abogados o filólogos para trabajar en ciberseguridad

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 19/07/2022 SALOMÉ GARCÍA

María Martínez, responsable del equipo de Threats Intelligence Operations de Telefónica Tech, se levanta cada mañana dispuesta a pillar a los malos que pululan por Internet. Su trabajo consiste, entre otras funciones, en rastrear a los ciberdelincuentes responsables del phishing. Para entendernos: los que suplantan un mail del banco redactado en un castellano cavernícola comunicándote que te han cancelado la cuenta y que tienes que reactivarla a través de un link sospechoso. O los que crean perfiles falsos en redes sociales para engañar a los incautos. 

Persiguiendo a los amigos del fraude

De niña, María quería ser pediatra o bióloga marina. Pero al final se decantó por la ingeniería de telecomunicaciones. Entró hace 14 años en Telefónica con una beca. Pasó de trabajar en temas relacionados con la telepresencia al equipo de ciberseguridad de la compañía. Hoy dirige el equipo de medio centenar de profesionales dedicados a combatir las ciberamenazas y velar por la seguridad digital desde el Centro de Operaciones Digitales (DOC) de Telefónica Tech.

“Es un mundo superinteresante. Y bastante cotidiano, porque son cosas que nos pueden pasar a cualquiera en nuestro día a día. Detectamos campañas de phishing, esas que recopilan datos de los usuarios para luego utilizarlos para hacer fraude bancario. O, simplemente, para robarles sus credenciales”, explica. Porque en este mundo tan digitalizado, que te roben el perfil de las redes sociales, las claves de acceso a tu correo electrónico o las credenciales del banco, es casi como si te secuestraran media vida. Por no hablar del roto que nos puede hacer en la cuenta corriente un ciberdelincuente que se haga con nuestra clave para operar.

En nuestro sector tenemos un ‘problema’: al llegar a la adolescencia, las niñas pierden el interés por la tecnología. En parte, porque no tienen referentes en los que verse reflejadas”

María MartínezResponsable del equipo de Threats Intelligence Operations de Telefónica Tech

En el DOC se va siempre dos pasos por delante de los piratas digitales, para anticiparse a sus fechorías. Así, se rastrean dominios o perfiles falsos, realizan búsquedas en la dark web y atajan campañas de desprestigio en el entorno digital. Desde el DOC se atienden 350.000 tiques y unas 500.000 alertas al año. De ese medio millón, 13.000 son críticas, es decir, implican un riesgo grave de ciberataque con consecuencias irreparables contra sistemas o infraestructuras esenciales. Por eso hacen falta perfiles humanos con distintas destrezas y altamente cualificados. Toda precaución es poca cuando se trata de identificar posibles amenazas de seguridad en un punto de la red y transformarlas en una actuación eficiente de prevención.

La ciberseguridad no es solo para ingenieros

El Centro de Operaciones Digitales o DOC para quienes trabajan allí de Telefónica Tech cuenta con 1.500 profesionales distribuidos por toda España y en otros 13 centros operativos en Latinoamérica y Europa. No es para menos: cada día chequean el estado de sus servicios en todos los países donde Telefónica tiene huella: España, Brasil, Chile, Perú y Estados Unidos. Es un centro pionero en España, el primero de su tipo en ofrecer servicios integrados de ciberseguridad, cloud, IoT (Internet of Things), comunicaciones y workplace (remoto y on premise, albergando personal dedicado a clientes).

La ciberdelincuencia se las ingenia constantemente para actuar. En el DOC lo saben y sus equipos se forman constantemente para ir un paso por delante. Los ‘cibercacos’ aprovechan las vulnerabilidades técnicas de los sistemas informáticos, pero muchas veces son las vulnerabilidades humanas las que les abren las puertas para cometer sus fechorías. El equipo de María Martínez aporta precisamente el componente humano, que es clave para localizarlos e impedirles campar a sus anchas. Porque en los ciberdelitos no solo hay ceros y unos. Hay que contextualizar la información, y ese es el valor añadido del DOC. De ahí que este equipo sea multidisciplinar, diverso y multicultural. Y un dato que no se puede pasar por alto: más de un tercio son mujeres. “Esto de la ciberseguridad es una profesión sin género”, exclama.

La ciberseguridad tampoco tiene nacionalidad. Allí lo mismo se habla castellano, que inglés, alemán o árabe. “Y hay muchos perfiles profesionales, no solo ingenieros. Tenemos politólogos, periodistas, abogados, filólogos… ¡Hablamos más de nueve idiomas dentro del equipo porque hay muchas nacionalidades!”, declara Martínez. De hecho, siempre están en búsqueda y captura de nuevos perfiles: cada año el área de ciberseguridad de Telefónica Tech lanza becas para atraer talento procedente de cualquier carrera, ya sea de ciencias o letras. Además, el equipo crece constantemente con nuevas contrataciones que se incorporan a la plantilla para ampliar y mejorar el servicio, añadiendo profesionales muy cualificados y con una formación heterogénea.

Las chicas exploran el impacto de la tecnología 

Si las mujeres son el 50% de la población, no tiene sentido que al elegir profesión piensen que las carreras tecnológicas o las ingenierías no son para ellas. La propia María es embajadora de #MujeresHacker, una iniciativa de Telefónica Tech para visibilizar el papel de la mujer dentro del sector tecnológico y fomentar las carreras STEM (acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering y Mathematics, siglas en inglés de: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Es cierto que poco a poco se va olvidando aquello de que ‘la ciencia es cosa de hombres’. De hecho, María es un referente en su sector, pero está convencida de que tiene que haber muchas más ‘marías’. “En nuestro sector tenemos un ‘problema’: al llegar a la adolescencia, las niñas pierden el interés por la tecnología. En parte, porque no tienen referentes en los que verse reflejadas”, señala. Las estadísticas le dan la razón: a los 11 años muchas niñas se sienten atraídas por la ciencia, la tecnología o las matemáticas. Al cumplir los 15 años, sin embargo, pierden el interés. La consecuencia es que, hoy, las disciplinas STEM siguen teniendo una presencia mayoritaria de hombres. Y ya es hora de que eso cambie.

La iniciativa #MujeresHacker de Telefónica Tech pretende, precisamente, despertar la pasión por la tecnología en las niñas y adolescentes para romper de una vez con las barreras de género. “Hacemos talleres con ellas, para despertar su interés o para que no lo pierdan. Que no duden en estudiar una carrera STEM para trabajar en este sector”, concluye. Porque allí donde hay pasión, habrá avances seguro.

Lee también

“Blockchain no son solo las criptomonedas”: una joven ingeniera explica la tecnología del momento

Silvina Ajmat
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon