Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guisantes

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 31/05/2020 Víctor-M. Amela

He comprado guisantes de temporada recién desgranados. Al cierre de esta columna los guisaré con ajetes tiernos y huevos poché y cansalada, según aprendo de Nando Jubany en A Casa!!! (sus recetas en YouTube durante este confinamiento).

A estas alturas (undécima semana superada) ya me sale lisa y pulida la tortilla de tres huevos batidos con mantequilla y rellena de queso, aprendida en los tutoriales que Cristina Pedroche le graba a Dabiz Muñoz. Y no te digo nada del guacamole aprendido de Gipsy Chef en su canal de youtuber con hornillo al aire libre. Y también me he regalado espaguetis puttanesca al modo de Marc Ribas en su Cuines , asimismo en YouTube. Cocineros empaquetados digitalmente, me confirman que las prótesis internáuticas nos hacen mejores: entre tecla y tecla, columna y entrevista, estoy aprendiendo a cocinar para mí.

Los vídeos de youtuberos me traen los más sublimes conocimientos: el guiso de patatas con carne y Atenas

El conocimiento viajó en el pasado de boca a oreja, luego en tablillas de barro, y pergaminos, papiros, libros y pendrives, y vuelve hoy a ese boca a oreja que es la pantalla del móvil que llevo en mi bolsillo, donde viaja un conocimiento de generaciones. Del canal de YouTube de un ama de casa he sacado el guiso de patatas con carne de mi madre: fue mi plato favorito y no supe en su día preguntarle a ella cómo lo cocinaba (¡con el dulzor salpicado por algunos guisantes, también!): no se me ocurre mayor conocimiento.

Los libros han sido la favorita de mis elecciones protésicas (gafas necesarias aparte), pero esta pandemia me ha enseñado a poner a su altura estos vídeos youtuberos, y no sólo los ya mencionados de cocineros, también los de conferencias de sapientísimos eruditos que han sido grabadas y están subidas al canal de YouTube de la Fundación Juan March (libre acceso).

¡Qué placer asistir a la charla del eminente helenista Carlos García Gual sobre sus Siete sabios de Grecia, y tres más , por ejemplo! Me enchufo estas charlas precocinadas, me las sirvo a la vez que el plato que me he guisado, y me aplico con fruición a ejecutar el certero aserto de Dalí: la mandíbula es el órgano filosófico por excelencia, puesto que tritura la realidad exterior hasta integrarla en tu interior.

Mientras mastico y degusto lo guisado, aprendo lo que no está escrito con estas conferencias... De boca de varios sabios lo sé ya todo sobre Troya, Micenas, Alejandría, Alejandro Magno, los celtas, Marco Polo, César Augusto, los íberos, y la Atenas de Pericles.

Para acompañar estos guisantes de temporada con ajetes tiernos y huevos poché (con unas finísimas láminas de cansalada viada que se derretirán encima) tengo ya a punto una copa de vino y una charla sobre Los misterios de Eleusis del catedrático de filología griega Fernando García Romero.

Los guisantes – semillas de leguminosa que comemos desde hace diez mil años– son hijos de “la tierra dadora de vida” (Homero, en la Odisea), y yo voy con mucho tiento: los inmortales dioses van a envidiarme por ser mortal, que es la llave por la que alcanzo tanto disfrute de un guisante. Yo sé bien que volveré a la tierra un día, pero entre tanto nada hay más gozoso y rico que estos pocos guisantes y algún conocimiento. – @amelanovela

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon