Mantener limpias las juntas del suelo no siempre resulta fácil. En este pequeño espacio que queda entre tus baldosas se queda atrapado toda la suciedad que entra dentro de la casa. La cual no es del todo eliminada con la limpieza diaria de los suelos.

Por lo que con el tiempo tus juntas del suelo se vuelven negras, lo cual además de resultar un problema estético resulta también poco higiénico.

Sin embargo es posible devolverlas el brillo y la blancura original. Aunque para ello es necesario saber cómo limpiar las juntas del suelo de manera correcta, ya que de lo contrario podrías terminar deteriorando el suelo.

Antes de llevar a cabo esta limpieza es siempre recomendable barrer y fregar el suelo, para eliminar la primera capa de suciedad. Con ello facilitarás que el producto utilizado para las juntas penetre mejor.

Tras esto es aconsejable asimismo limpiar con agua caliente y una mopa que no expulse pelusas. Esto permite ablandar la suciedad incrustada en las juntas que se encuentra acumulada. Aunque los suelos de madera no deben nunca fregarse con agua pues podrías estropearlos.

Siguiendo los consejos ofrecidos por expertos en limpieza aquí van x trucos para limpiar las juntas negras correctamente y con el menor esfuerzo.

Limpiador de juntas 

Una de las formas más eficaces de limpiar las juntas del suelo es utilizando un producto especial para ello.

En el mercado existe una amplia variedad de blanqueadores destinados a esta función. Solo debes escoger aquel que creas más conveniente.

Para ello, ten en cuenta aspectos como tu tipo de suelo, pues algunos son muy agresivos y podrían dañar materiales como el mármol o la piedra caliza.

Para limpiar las juntas con un blanqueador solo debes aplicar el producto en las ranuras de las baldosas con ayudar de una esponja y dejarlo actuar durante un tiempo (sigue las instrucciones marcadas por el fabricante).

Con vapor

Una excelente manera de limpiar las juntas es con vapor de agua. 

Siguiendo el consejo de Hoover, este método no solo permite combatir la suciedad incrustada mucho más fácilmente, además no implica el uso de agentes químicos, por lo que es poco agresivo. Lo que hace que sea una técnica idónea para suelos de cerámica.

Aunque si las juntas son de silicona deberías aplicar el vapor durante poco tiempo para no causar desperfectos en este material, ya que el calor puede alterarlo.

Si deseas utilizarlo en parqué deberías asegurarte con un paño de conducir el vapor hacia la junta sin que toque el suelo, ya que la humedad no le sentaría bien.

Tras la limpieza con vapor seca la superficie con un paño para secar por completo. 

Jabón neutro

El jabón neutro es un producto idóneo para limpiar las juntas negras, de acuerdo a los especialistas de limpieza Kassista.

Mezcla en un barreño un poco del producto con agua tibia y después con un paño impregna la zona de las ranuras. Para frotar y que la mezcla penetre mejor sírvete de un cepillo de dientes para frotar.

Como tal resulta un método poco estimulante, ya que deberás frotar las juntas una a una, pero según los expertos "es lo mejor para combatir la mugre".

Jabón liquido, amoniaco y limón

Si el problema de suciedad es grave y ves que el método anterior no funciona, el blog recomienda multiplicar los esfuerzos añadiendo limpiadores caseros extra.

El truco para conseguir limpiar las juntas negras consiste en mezclar con el jabón líquido, amoniaco y limón. Para manipularlo mejor ponte guantes.

"En muy poco tiempo vas a obtener resultados asombrosos", asegura.

Desengrasante

Tras barrer y fregar para eliminar el polvo y la suciedad más superficial, aplica un producto desengrasante "sobre cada una de las juntas un pequeño hilo para que actúe directamente en esas zonas". 

Deja que repose durante 2 horas y después pasa de nuevo la fregona para retirar todo el producto sobrante. 

De acuerdo a Limpiezas Globo este método de limpieza mantendrás las juntas del suelo impecables durante más tiempo.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto muy económico y efectivo al que puedes darle muchos usos.

Resulta aconsejable para quitar las manchas y blanquear por lo cual resulta idóneo para la limpieza de juntas.

La manera de limpiar las juntas con bicarbonato, según Dimasplus, consiste en añadir 4 cucharadas de bicarbonato de sodio a un vaso de agua.

Coloca la mezcla en una botella con rociador y esparce el producto sobre las juntas del piso.

Deja que actúe un día retira el producto fregando con un trapo fino de microfibras y aclara con agua caliente. Verás como la suciedad se ha desincrustado y sale con facilidad, dejando las juntas blancas de nuevo.