La bayeta y el estropajo son dos utensilios que todo el mundo usa para limpiar la cocina. No son caros, pero aún así cuestan dinero y no es práctico cambiarlos tras cada uso. Según algunos estudios terminan acumulando más bacterias que el inodoro, así que tampoco se pueden usar durante muchos días o semanas. ¿Cada cuántos hay que cambiar las bayetas y estropajos de la cocina?

Tal como nos cuenta nuestra compañera Andrea Núñez-Torrón en TICBeat, los españoles nos merecemos una ragañina por este tema: un estudio de la OCU, que analizó estropajos usados, descubrió que el 96% mostraban un grado de higiene deficiente.

Hay gente que los tira cuando están sucios, y otros optan por lavarlos o higienizarlos para usarlos más veces. Pero un estudio alemán descubrió que lavar los estropajos y las bayetas no es suficiente para acabar con los gérmenes. Entonces, ¿qué debemos hacer? 

Los mejores robot de cocina: Thermomix, Lidl, Cecotec... ¿Cuál es mejor? Guía de compra

Los robots de cocina suponen una enorme ayuda en nuestra dieta para cortar, picar, mezclar y, en resumen, preparar la comida sin necesidad de tener que estar pendientes durante de todo el proceso. En esta guía encontrarás todo lo que necesitas saber para decidirte en tu compra.

En un utensilio de limpieza de la cocina pueden acumularse hasta 10.000 millones de bacterias por centímetros cúbico. En los análisis bajo el telescopio se han detectado hasta 118 tipos diferentes de bacterias.

Las más abundantes son las pseudomonas (68,5%), seguidas de las bacteroidetes (26,3%) y la actinobacteria (3,7%). La mitad de las más frecuentes son patógenos que entran el grupo 2 de biopeligrosidad: aunque no son dañinas, sí pueden provocar trastornos estomacales y malestar general.

La Moraxella osloensis es la que produce el mal olor que desprenden las bayetas y estropajos sucios.

Esterilizador ultravioleta portátil

Esterilizador ultravioleta que elimina el 99% de las bacterias en pequeños productos como cepillos de dientes, tijeras, móviles o cualquier clase de objeto que esté en continuo contacto con nosotros. Solo tarda 3 minutos en esterilizar y se apaga solo.

¿Qué podemos hacer para mantener a raya a estas bacterias en la cocina?

La OCU desaconseja meter las bayetas o el estropajo en la lavadora o el microondas, porque no matan a todos los gérmenes. Lo más efectivo es, una vez a la semana o más frecuentemente si se limpia mucho, meter estos utensilios en un mezcla de agua y un 10% de lejía, y dejarlo unos minutos.

Aún limpiando las bayetas y los estropajos, el catedrático de microbiología de la Universidad de Navarra, Ignacio López-Goñi, aconseja en su blog cambiar de estropajo cada una o dos semanas.