Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Descubierta una nueva variante de arroz resistente al arsénico inorgánico

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 04/03/2021 Brunella Vásquez
Cultivo de arroz © Getty Images Cultivo de arroz

El arsénico es un elemento que se encuentra en la corteza terrestre y está presente en muy pequeñas cantidades en el agua, el suelo y el aire. Los cultivos absorben el arsénico a medida que crecen, esta es la forma por la que penetra en los alimentos y bebidas; no es un aditivo o ingrediente y no se puede eliminar completamente.

Hay dos tipos de arsénico, orgánico e inorgánico, y el inorgánico es el más tóxico. El término “orgánico” en este caso no tiene nada que ver con los tipos de agricultura. Se trata de elementos químicos que, en ambos casos, se ven afectados también por el aumento de las temperaturas ocasionado por el cambio climático. 

El nivel elevado de arsénico inorgánico es uno de los principales problemas del arroz porque, a medida que las plantas de este grano crecen, tienden a absorber el arsénico más fácilmente que otros cultivos alimentarios. Ingerido en pequeñas cantidades, el arsénico puede provocar distintos problemas crónicos por acumulación de esta sustancia, daño cromosómico y cáncer. 

Esa es una de las preocupaciones actuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo incluye entre las 10 sustancias químicas consideras perjudiciales para la salud pública. 

Nuevas investigaciones 

Investigadores de la Universidad de Heidelberg (Alemania) y de la Universidad Agrícola de Nanjing (China) analizaron más de 4.000 variantes de plantas de arroz y encontraron una en particular resistente al arsénico inorgánico. Sin embargo, no fue el único descubrimiento. 

La nueva variante de arroz, denominada científicamente como astol1, no solo demostró tener una gran tolerancia al arsénico, sino que también contiene un 75% más de selenio. Este mineral que desempeña un papel importante como micronutriente, tiene la capacidad de estimular el sistema inmunológico y la inducción de la apoptosis o muerte celular, que facilita la destrucción de las células dañadas y reduce considerablemente el riesgo de cáncer.  

Campos de arroz al amanecer en el parque natural de la Albufera, Valencia, España © Getty Images/iStockphoto Campos de arroz al amanecer en el parque natural de la Albufera, Valencia, España

Los expertos manifestaron que las características de este nuevo tipo de grano hacen posible que se pueda cultivar en suelos con elevado contenido de arsénico, y que, como resultado, se obtenga arroz con menor índice de este elemento, en cantidades menos elevadas en comparación con otras variedades cultivadas en zonas con menor contaminación de arsénico.  

Esto es importante ya que los investigadores también mencionaron que, por ejemplo, en algunas regiones agrícolas de Asia está aumentando el contenido de arsénico en las aguas subterráneas debido al uso excesivo de fertilizantes, herbicidas, lodos procedentes de aguas residuales, etc. 

A raíz de este nuevo descubrimiento, los expertos comentan que no sería imposible imaginar que en un futuro esta nueva variante podría utilizarse para producir arroz en zonas contaminadas con arsénico, aprovechando terrenos de cultivo y mejorando la seguridad alimentaria. Y, dado su alto contenido en selenio, sería ideal para combatir la deficiencia de este elemento relacionada con la dieta. 

Lee también

Skyr, el falso yogur que ha conquistado a 'foodies' y deportistas

Sergi Ramis

Qué alimentos debo comer si tengo el colesterol alto

Redacción
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon