Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El secreto para mantenerse toda una vida delgada, por Julia Martínez

Logotipo de Telva Telva 03/07/2020 telva.com
© Unidad Editorial, S.A.

Llevamos años en la redacción de TELVA viendo la silueta inalterable de Julia Martínez. Nuestra jefa de estilistas asegura que se pone la ropa de hace 25 años (su armario es un tesoro de piezas eternas) y que le sientan igual. Sabemos que la herencia genética ha tenido mucho que ver, pero aun así, nos empeñamos en preguntarle por sus secretos para mantenerse así de bien y no haber sufrido variaciones de peso a lo largo del tiempo.

"Siempre he sido delgada, viene de familia, pero es cierto que en ocasiones he notado variaciones en mi cuerpo que he sabido mantener a raya. No hago dietas, pero sí tengo bastante orden a la hora de comer. Además, el gimnasio lo he empezado a visitar hace relativamente poco, así que todo se lo debo a ser muy constante con los hábitos que sigo desde hace años, y que no considero que sean un sacrificio.

La regla de las cantidades

Lo que sigo realmente a rajatabla es la máxima de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo. Las cantidades son importantes y parece que se nos olvida a menudo; no se puede salir de casa con un café y luego atiborrarte a comida en la cena, es ilógico. Aunque es cierto que la vida social se basa en salir a cenar, así que cuando lo hago, pido solo un plato, a poder ser de proteína o de verduras, y por supuesto, nada de postre. Una buena idea es proponer desayunos de trabajo en lugar de comidas o cenas y cada vez es más frecuente, y, por otra parte, más productivo.

Otra de mis costumbres de siempre es ser muy cuidadosa con la compra y no caer en tentaciones. En mi casa no entra nada de lo que me pueda arrepentir. Esta medida es clave. Cuando he tenido niños en casa era más complicado, pero una buena idea es reservar un armario de la cocina para sus galletas, su pan... y olvidarte de que existe.

El desayuno es el mejor momento del día para mí. Soy capaz de levantarme una hora antes para poder prepararme un buen desayuno: mucha fruta, té con miel, pan tostado con aceite y, algunas veces, mermelada.

En la comida suelo tomar pasta y pizza cuando salgo a comer fuera. Si me quedo en casa o en la oficina combino un plato de carne, pollo, huevo o pescado con verduras.

En verano recurro siempre a las ensaladas de legumbres; mis favoritas son las de garbanzos garbanzos y lentejas. Me dejan muy saciada para el resto del día y noto que me dan energía.

Después de comer me regalo siempre unas onzas de chocolate negro de postre.

Julia Martínez, faje de estilista del TELVA © Proporcionado por Telva Julia Martínez, faje de estilista del TELVA

Un truco cuando te pasas cenando fuera

Las cenas, siempre con proteína sola o tortilla francesa o jamón de york. Cuando he comido o cenado varios días seguidos fuera, he aprendido de mis sabias amigas latinas, que hay que cenar pomelo y se nota mucho: es saciante y quema grasas. Si no tienes pomelo, hay otras opciones muy sabrosas de cenas con frutas que compensan los excesos.

Cuando estoy en casa cuido mucho cenas, ya que si salgo con amigos a veces no me resisto a pedir todo lo que me apetece.

Suelo hacer, aunque no con mucha disciplina, una hora a la semana de ejercicio y dos de yoga para estirar muy bien y sentirme flexible. Además, siempre prescindo del ascensor y subo las escaleras andando. También quedo con amigos para salir a caminar un día por semana; caminar me activa los músculos y si mantienes el abdomen activo, se nota mucho.

Entre horas, nada de ir al vending

Normalmente no tengo hambre entre horas, pero hay una cosa que he aprendido de una amiga que viaja mucho: siempre llevo frutos secos en el bolso y muchas veces en las esperas de los aeropuertos me han salvado para no meterme en un sitio de comida rápida. Alguien me dijo que un Magnum es un buen sustituto de una comida y que tiene muy pocas calorías. La verdad que no lo he comprobado y me ha parecido bien creérmelo, así que de vez en cuando, ceno uno.

Realmente creo que lo que más ayuda a mantenerte y no engordar es tener equilibrio: comer de todo y variado, en cantidades justas. Esto mismo lo aplico al alcohol, no me privo de tomar vino o cerveza en las comidas de manera moderada, sin embargo los destilados han desaparecido de mi vida...ya no me apetecen".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Telva

image beaconimage beaconimage beacon