Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las verduras de temporada del mes de marzo que no pueden faltar en tus platos

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 03/03/2021 Redacción
Espárragos © Terceros Espárragos

Más económicos, sanos y ecológicos. Los alimentos de temporada, desde siempre, han tenido esas ventajas. Y es que, antes de que los supermercados se llenaran de productos procesados, el hombre solo tenía que mirar a la naturaleza para saber qué debía o no comer. 

De hecho, la dieta mediterránea consiste en eso; premia la temporalidad, al igual que la agricultura sostenible y la protección del medio ambiente, y a cambio nos ofrece numerosos beneficios, esenciales para nuestro bienestar. 

Acelgas, alcachofas, remolachas... Conoce las verduras de temporada del mes de marzo y disfrútalas en su mejor momento, que es cuando resultan más sabrosas y ofrecen una mayor cantidad de nutrientes: 

Acelga

Estas suelen ser de mayor tamaño que las espinacas y su sabor es más dulce. Son muy ricas en vitaminas y minerales. Aportan cantidades muy significativas de yodo, magnesio y hierro. Por su alto contenido en calcio, la acelga debería incluirse con regularidad en la dieta de personas mayores, embarazadas, niños en crecimiento y deportistas.

Apio

A pesar de que el apio no es una fuente importante de energía, su consumo resulta saludable y refrescante por su contenido en agua, sales minerales y vitaminas diversas. Pero esta hortaliza ofrece más ventajas: contiene pequeñas cantidades de furanocumarinas biológicamente activas, que pueden actuar en la prevención del cáncer.

Alcachofa

Esta rica hortaliza de invierno es tan original que no es un fruto, sino una flor que todavía no se ha abierto al mundo. Tendemos a pensar que es amarga, dura e indigesta, pero es todo lo contrario: nos deja un sabor dulce en la boca y es diurética, cardiosaludable y un protector hepático-biliar excelente.

Col

Existen múltiples variedades de coles y conviene conocer las más populares para saber elegir en el mercado. La más habitual es la col verde redonda o repollo común: en forma de cogollo, su hoja es lisa y blanca por dentro, porque no le toca el sol y tiene más azúcar. Con la misma forma, si su hoja es violácea, estamos ante la col Lombarda o morada, de sabor más dulzón y muy de moda. Si la hoja es verde, menos densa y rizada, tenemos un repollo rizado, o también una col de Saboya o de Milán.

Endibias

Emparentada con la escarola, esta hortaliza de origen belga también presenta un ligero sabor amargo y, al igual que la primera, es un estupendo aperitivo con el que preparar ensaladas u otros entrantes. Es idónea para servir acompañada de productos como anchoas, queso, jamón y otros aperitivos.

Espárrago

Aunque su origen se considera que se halla en el actual Iraq, el espárrago es un alimento totalmente integrado en nuestra dieta cotidiana. Además, gracias a los cultivos de invernadero, se encuentran disponibles todo el año, aunque la mejor fecha está en los meses que van de marzo a mayo. Así, a la hora de cocinarlos, se pueden preparar a la plancha, revueltos con huevo o en guisos.

Rábano

El rábano es una planta de la que se puede comer una parte de su raíz. Los hay de formas distintas. Unos son redondos y otros muy similares a la forma de una zanahoria, aunque generalmente más redondeados y puntiagudos. La forma más común de comerlos es en ensalada. Tienen un sabor que tira hacia lo picante, pero es realmente suave. Se adaptan a una gran cantidad de combinaciones precisamente por eso, porque no “acaparan” la receta en cuanto a sabor.

Remolacha 

La "raíz" de remolacha es en realidad el tallo bajo de esta planta nativa de la Europa mediterránea y occidental. Los humanos han comido esta planta desde la prehistoria, al principio sus hojas y después la parte subterránea de algunas variedades. Está dotada de una piel fina que recubre una pulpa densa y muy suculenta, que suele ser de color rojo oscuro y puede presentar en ocasiones círculos concéntricos de color blanco. Esto se debe a la gran cantidad de azúcares que acumula, lo que hace que su sabor sea notablemente dulce, aunque acompañado de un matiz terroso.

Lee también

Konjac: propiedades, beneficios y valor nutricional

Lídia Penelo

Las 5 mejores recetas para aprovechar las legumbres en esta época del año

Lídia Penelo
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon