Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué es el polvo blanco que presentan algunas zanahorias en la corteza?

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 11/09/2021 Redacción

Más de uno se habrá fijado en que algunas variedades de zanahoria, sobre todo las de tipo baby, presentan una capa de polvo blanquecino en su corteza. Aunque las habladurías dicen que se trata de cloro, no es así. Y su consumo no es en absoluto peligroso. 

Lee también

Qué esconde la cera roja que tienen las peras en el extremo del rabillo

Hada Macià

Esta película de color blanco, conocida como “rubor blanco” o “rubor de zanahoria” no es nada más que una fina capa de zanahoria deshidratada. Esta se desarrolla cuando las hortalizas se exponen a la atmósfera y su capa exterior se seca. Ocurre con más frecuencia con las zanahorias baby porque no tienen la piel protectora que poseen otras variedades y, como consecuencia, se secan con mayor facilidad. 

Este polvo también aparece cuando la abrasión daña las células de la superficie de la zanahoria, y libera una enzima que cataliza la formación de lignina, una sustancia natural en las plantas que dispersa la luz para producir un tinte blanquecino.

Aparece cuando la zanahoria se expone a la atmósfera y su capa exterior se seca

Pero ¿por qué no disponen de corteza protectora las zanahorias baby? Se debe a su método de obtención. Estas se pueden recolectar de forma temprana para que no crezcan del todo, pero también es habitual cortarlas cuando ya han crecido, y darles la forma deseada posteriormente. 

En teoría, las primeras reciben el nombre de baby carrots (zanahorias bebés), mientras que las segundas se conocen como baby-cut carrots (zanahorias cortadas para bebés). Sin embargo, en muchos casos se las llama igual para abreviar, lo que puede generar confusión. 

Zanahorias sobre mesa de madera © Getty Images/iStockphoto Zanahorias sobre mesa de madera

En definitiva, si las zanahorias que acabamos de comprar presentan una película de color blanquecino, no hay nada que temer y pueden consumirse sin problema. Sin embargo, se aconseja lavarlas bajo el grifo, al igual que el resto de frutas y verduras. 

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) afirma en su web que la finalidad de este lavado es eliminar residuos de plaguicidas, suciedades y restos de tierra que pueden aportar al alimento bacterias, virus, parásitos y contaminantes como el plomo; y lo aconseja aunque retiremos la piel a frutas y verduras. 

Aunque este polvo blanquecino no es dañino, se aconseja lavar las zanahorias bajo el grifo

El mejor modo de lavarlas es bajo el grifo y, si están muy sucias, con la ayuda de cepillos específicos. Estos nos serán útiles sobre todo en el caso de frutas de cáscara dura o verduras como el calabacín o el pepino. Tras limpiarlas, debemos secarlas con papel de cocina. 

En el caso de que vayamos a comer verduras crudas o frutas con piel, los expertos de la AESAN aconsejan sumergirlas cinco minutos en agua potable con una cucharadita de lejía alimentaria (4,5 ml) por cada tres litros de agua. Después, deben aclararse con abundante agua corriente.

Lavar zanahorias bajo el grifo © Getty Images Lavar zanahorias bajo el grifo Lee también

Los mejores trucos para salvar un plato si te has pasado de sal

Redacción

El plátano a examen, ¿de verdad es la mejor fruta para los deportistas?

Hada Macià
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon