Puede que estés deseando irte de pícnic al río, disfrutar de un tu bocadillo preferido durante una excursión a la montaña o preparar el táper para disfrutar de un día de playa, pero hay que tener cuidado con las intoxicaciones alimentarias en verano. 

Según Medline Plus, este fenómeno acontece cuando bebes agua o consumes alimentos que contienen bacterias, parásitos, virus o las toxinas producidas por estos microorganismos. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se dan a raíz de bacterias comunes como el estafilococo o la Escherichia coli (E coli).

Las intoxicaciones alimentarias son más frecuentes tras tomar alimentos en comidas al aire libre, cafeterías de escuelas, grandes reuniones sociales o restaurantes. 

Las causas son de lo más variado, desde agua con estiércol o patógenos a manipulación insegura, contaminación cruzada en tablas y utensilios de cocina que no estén limpios del todo, manos sucias de quien cocina o ingredientes que no se han conservado a la temperatura adecuada. Carnes, pescados y mariscos que no están lo suficientemente cocinados, mayonesa o lácteos crudos pueden ser algunos de los desencadenantes.

¿Y quiénes son los grupos de población más vulnerables a una intoxicación alimentaria? Los niños y los ancianos, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas con un sistema inmune débil y/o que padecen una afección seria como diabetes, cáncer o enfermedad renal. 

Cómo evitar la intoxicación alimentaria este verano

Mayonesa © Proporcionado por Business Insider España Mayonesa

Existe una frase que lo resume todo en 4 verbos: limpiar, separar, cocinar y enfriar.

"En verano las enfermedades transmitidas por los alimentos generalmente aumentan", señala a Today Robert Gravani, profesor emérito de ciencia de los alimentos en la Universidad de Cornell. "Las bacterias crecen mejor a temperaturas más cálidas, pero también preparamos alimentos al aire libre y es más difícil controlar todas las variables".

Cuando tu cuerpo sufre este tipo de ataques en realidad está disponiendo los recursos para tratar de expulsar una bacteria o microorganismo que lo enferma. Como respuesta al crecimiento de ese patógeno en el interior, el vómito o la diarrea son vehículos para expulsar eso. 

Existen virus como el norovirus, que puede ser transmitidos por un manipulador de alimentos asintomático que no se ha lavado las manos correctamente. Si los vegetales que consumes han crecido regados con agua de un río o pozo contaminado, también puede producirse la intoxicación.

Desde los CDC aportan los siguientes consejos para prevenir intoxicaciones:

  • Lávate siempre las manos antes, durante y después de preparar alimentos, así como los utensilios y las superficies de trabajo. Recuerda que los gérmenes pueden sobrevivir y proliferar en muchos lugares de tu cocina, como cuchillos, encimeras o tablas de cortar.
  • Separa las carnes, aves, mariscos, pescados y huevos crudos de los alimentos listos para comer. Use tablas de cortar separadas y mantenga la carne cruda alejada de otros alimentos en el refrigerador y a la hora de hacer la compra.
  • Cocina los alimentos a la temperatura interna adecuada para matar las bacterias dañinas, como la salmonela. Para asegurarte puedes usar un termómetro para alimentos.
  • No olvides mantener la nevera y el congelador a la temperatura adecuada. La mejor temperatura para la nevera es de 4°C, -18°C en el caso del congelador. Refrigera las sobras dentro de las 2 horas posteriores a la cocción, o en una hora si se cocinaron a muy alta temperatura. 

Además, si vas a comer al aire libre en verano debes llevar un enfriador separado para bebidas, y una nevera para mantener los alimentos a la temperatura adecuada. También es importante estar alerta, a través de organismos como AESAN o la OCU, de los alimentos que retiran del mercado por problemas de contaminación o intoxicación alimentaria. 

Signos para detectar que estás sufriendo una intoxicación alimentaria

Cómo no marearte en el coche © Proporcionado por Business Insider España Cómo no marearte en el coche

Desde Healthline revelan cuáles son los principales síntomas de una intoxicación, que pueden variar mucho según el origen de la infección. El tiempo en el que tardan en aparecer puede variar desde tan solo 1 hora hasta 28 días. 

Los casos comunes de intoxicación alimentaria generalmente incluirán al menos tres de los siguientes síntomas:

  • Calambres abdominales
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre leve
  • Debilidad o fatiga
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza

En los casos más graves y severos, que incluso pueden llegar a causar la muerte, los síntomas son los siguientes:

  • Diarrea que persiste durante más de tres días
  • Fiebre superior a 101,5 ° F
  • Dificultad para ver o hablar
  • Síntomas de deshidratación severa, que pueden incluir boca seca, orinar poco o nada y dificultad para retener líquidos
  • Orina con sangre

Si experimentas alguno de estos síntomas, debes acudir al médico de inmediato. 

El enfermar tras comer alimentos contaminados "depende del organismo, la cantidad de exposición, su edad y su salud", según la Clínica Mayo. En verano, extrema la atención y cuida cada detalle en la preparación de alimentos para no llevarte un disgusto en tu próximo pícnic.