Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vive al ritmo de las hormonas femeninas

Logotipo de Cuerpomente Cuerpomente 01/03/2021 Cuerpomente
Chica sentada tierra © Unsplash Chica sentada tierra

Las hormonas se nos cuelan por todos los rincones y se manifiestan tanto en nuestra forma de pensar como en nuestra manera de comer, digerir o de gestionar las emociones. Pueden hacernos sentir estresadas o apáticas. Los cambios que experimenta la bioquímica femenina nos convierten en lo que somos. Comprender los cambios nos ayudará a reconocer qué necesitamos en cada momento y con ello gozaremos de mejor equilibrio hormonal y mejor salud física y mental.

Desde la aparición de la menstruación, durante el embarazo o en la menopausia, las hormonas juegan un papel fundamental en la salud femenina. La clave está en adecuar el estilo de vida a los ritmos internos. Podemos decidir qué alimentos necesitamos en cada momento, cuándo es mejor hacer ejercicio y cuándo descansar. Si vamos a favor de nuestra biología, la salud sale reforzada.

La menstruación es un sistema de limpieza

Menstruar por primera vez es iniciar un viaje hacia la ciclicidad femenina. A pesar de los avances sociales y científicos, se sigue viendo la menstruación como molesta, sucia e incómoda. Sin embargo, en realidad, en cada menstruación se renueva el útero y el organismo se limpia a través de la sangre menstrual.

La menstruación es un sistema de autolimpieza que solo posee el cuerpo femenino y que nos renueva física y energéticamente. Es un regalo de la naturaleza que nos protege frente a los contaminantes con los que estamos en contacto a diario.

¿Qué pasa en cada fase del ciclo menstrual?

La menstruación ocurre por la disminución de los niveles de estrógenos y progesterona que ocasiona el desprendimiento del endometrio. Esta fase es el inicio del ciclo y suele durar entre 3 y 5 días. Observar nuestras reglas, su duración, el color y el volumen de la sangre, si van acompañadas de dolor o no, nos ayuda a comprender mejor nuestro cuerpo y a detectar cualquier signo de enfermedad.

El dolor es tan frecuente que ha llegado a considerarse normal, pero puede estar relacionado con la mala alimentación, el sedentarismo, los hábitos tóxicos, la permeabilidad intestinal y, en general, con un estilo de vida poco saludable.

También es importante cómo se viven las molestias. Si entiendes que la regla es un signo de salud, si la ves como algo positivo, es posible que te duela menos, como ocurre a muchas mujeres.

Durante la fase de sangrado nos sentimos más reflexivas y con ganas de descansar. En cambio, en la siguiente fase, la folicular, tenemos ganas de movernos y afrontar desafíos. La hinchazón desaparece y la piel se ve más luminosa. Todo esto se debe a la subida en el nivel de estrógenos.

En el diagrama puedes comprobar los cambios hormonales, emocionales y mentales que se dan de forma natural con cada fase del ciclo. Utilízalo para llevar un diario menstrual, donde apuntes todo lo que te pasa a nivel físico, mental y emocional.

Por qué es importante la higiene natural

Es importante evitar todo lo posible la exposición a compuestos químicos (disruptores endocrinos), que actúan en el cuerpo como hormonas femeninas y pueden interferir con el ciclo biológico. Son los bisfenoles, ftalatos, parabenos, benzofenonas y pesticidas.

Algunos de estos compuestos se encuentran en las compresas, los tampones, la cosmética y los productos de higiene que usamos a diario. Por tanto, debemos evitarlos o elegir productos con una certificación natural o ecológica que no los contienen. Las copas menstruales son una alternativa excelente (acuérdate de hervirlas antes de cada uso).

La siguiente etapa es la ovulación. Las hormonas protagonistas son el estradiol y la progesterona, que son poderosas gestoras de la salud y el metabolismo, porque de su equilibrio depende el estado de ánimo, la energía, la libido, la respuesta a la insulina, el funcionamiento de la tiroides y mucho más.

Mantener unos niveles adecuados de estas hormonas cuando somos jóvenes nos protegerá de la osteoporosis, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Después de la ovulación la progesterona toma el mando y se prepara, de nuevo, la menstruación. Bajamos el ritmo y estamos más intuitivas, somos capaces de ver, oler, soñar y sentir cosas que no percibimos el resto del mes. Es el mejor momento para preguntarnos qué necesitamos. Si respetamos nuestras necesidades, comprobaremos cómo el ciclo nos ha ayudado a mantenernos sanas y vitales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cuerpomente

image beaconimage beaconimage beacon