Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El uso de mascarillas no aumenta el riesgo de infarto ni crea dermatitis

Logotipo de Newtral Newtral 03/03/2021 Rober Álvarez
El uso de mascarillas no aumenta el riesgo de infarto ni crea dermatitis © Proporcionado por Newtral El uso de mascarillas no aumenta el riesgo de infarto ni crea dermatitis

Nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de verificación de WhatsApp por una cadena que circula por redes sociales atribuida a un presunto nanopatólogo italiano, Stefano Montanari. Según el supuesto doctor, llevar mascarilla durante horas hace que aumente el riesgo de infarto, de micosis y de dermatitis. Pero es falso.

No existe riesgo de infarto por utilizar mascarilla

El doctor José Luis Palma, cardiólogo y vicepresidente de la Fundación Española del Corazón, cree que el bulo trata de sustentarse en otro fake que asegura que el uso de mascarilla produce hipoxia, algo que ya desmentimos en Newtral.es. “Existe la certeza absoluta de que no producen ningún trastorno respiratorio ni siquiera en pacientes que tienen problemas como el asma”, ha explicado el cardiólogo a Newtral.es.

El experto argumenta que tanto las mascarillas quirúrgicas como las antifiltrantes filtran, precisamente, partículas, pero no gases. “El dióxido de carbono que exhalamos no se concentra en el espacio de la mascarilla, por lo que no puede asfixiar, ni producir mareos ni nada por el estilo. Las mascarillas tienen resquicios que dejan pasar esos gases”.

Francisco Guillén Grima, director de Medicina Preventiva de la Clínica Universidad de Navarra y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, confirma la inocuidad de este elemento y aclara a Newtral.es que “no hay ningún artículo que relacione el uso de mascarilla con el riesgo de infarto. Es más, hay más de una docena que indican que sirve como protectora en ciudades con alta contaminación, porque esta puede desencadenar enfermedades respiratorias que acaben provocando un infarto”.

José Luis Palma, de la Fundación Española del Corazón, considera que la afirmación de Montanari no es solo falsa, sino descabellada: “Si eso fuese cierto, no quedaríamos vivos ningún cirujano, ni muchos de los médicos que trabajamos en cuidados intensivos y que nos ponemos la mascarilla durante toda la jornada”.

El cardiólogo advierte de que “lo que sí que provoca infartos de miocardio y alteraciones cardiacas muy graves es la COVID-19 mal evolucionada. La mascarilla previene la infección por coronavirus en muy alto porcentaje de casos.

Las mascarillas tampoco producen dermatitis o micosis

La Clínica Universidad de Navarra define la micosis como una afección cutánea, producida como consecuencia de la parasitación por «hongos». Algunas de las más habituales son las candidiasis. El doctor Guillén Grima, de este mismo hospital, dice haber encontrado cinco artículos científicos que relatan casos de micosis, pero ninguno de ellos se relaciona con mascarillas como las homologadas para prevenir la COVID-19.

“Hay dos casos de micosis relacionados con las mascarillas que se utilizan para hacer ortodoncias, pero son de plástico. Probablemente será por el látex”, explica el médico. “Además, hay tres casos en los que hay pacientes que han desarrollado micosis tras utilizar mascarillas de oxígeno: uno era un piloto militar, y los otros dos, personas que recibieron anestesia”.

Guillén Grima alude, como lo hacía José Luis Palma, al uso en quirófano de las mascarillas como otra prueba de su inocuidad: “Llevamos más de 100 años utilizando mascarilla en quirófano y la micosis no figura como enfermedad profesional ni nada; y hay operaciones como algunos trasplantes que pueden durar 8 o 12 horas”.

Otras versiones del bulo aseguran que las mascarillas provocan cáncer

Otras versiones de este bulo son más largas y añaden que las mascarillas producen riesgo de hipercapnia o que provocan acidosis respiratoria e, incluso, cáncer. Todas estas afirmaciones son falsas y provienen de un vídeo de Stefano Montanari que ya desmentimos en Newtral.es.

Su autor es un conocido difusor de bulos que fue denunciado por la iniciativa Patto per la Scienza (PTS), una plataforma italiana que lucha contra los fraudes y las noticias falsas en el campo médico-científico, y que acusó al supuesto nanopatólogo en marzo de 2020 por sus “graves reclamos sobre la propagación, contención y tratamiento del SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID 19 y por las tesis de conspiración contra la vacunación, contenidas en varios videos y entrevistas de los mismos”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

More from Newtral

image beaconimage beaconimage beacon