Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Elecciones en España: ¿Qué puede influir para que los resultados de noviembre rompan el bloqueo?

"Irresponsabilidad consumada", "El triunfo de la impostura" o "La hora de los irresponsables" son algunos de los titulares de los editoriales de los principales periódicos de Madrid y Barcelona para calificar la convocación de unas cuartas elecciones en España en menos de cuatro años. El país vive un impás institucional recurrente desde que en 2015 se rompiera con el bipartidismo que dominaba la tónica electoral desde la restitución de la democracia en la década de 1980. El miércoles, ante la incapacidad de impedir que los españoles vuelvan a las urnas el próximo 10 de noviembre, los políticos españoles lanzaron la enésima campaña electoral en el Congreso de los Diputados acusándose recíprocamente por el fracaso en formar gobierno. El presidente del Gobierno en funciones y vencedor sin mayoría suficiente de las elecciones del pasado 28 de abril, el socialista Pedro Sánchez, acusó del bloqueo a las demás grandes formaciones: el conservador Partido Popular (PP), el liberal Ciudadanos (C's) y el izquierdista Unidas Podemos (UP), mientras que estos tres le acusaron de ser incapaz de forjar pactos. Con los mismos partidos políticos y candidatos al frente, España se puede ver abocada al día de la marmota después del 10 de noviembre. A la espera de que arranque oficialmente la campaña, tan solo dos ingredientes novedosos podrían impactar en el estancamiento: la publicación de la sentencia del juicio a los políticos catalanes independentistas y el hartazgo del electorado español. ¿A quién pasará factura en las urnas la sentencia del 'procés'? En los primeros diez días de octubre se conocerá la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio a los líderes independentistas catalanes por el referéndum del 1-O. Así lo ha confirmado Javier Zaragoza, uno de los cuatro fiscales que participaron en el largo y mediático juicio en el Tribunal Supremo. La politóloga Cristina Monge dice que esta sentencia puede tener consecuencias distintas en Cataluña y en España. A su juicio, un veredicto duro puede perjudicar en el contexto catalán a aquellos partidos menos tendientes al diálogo, es decir, PP y Ciudadanos, y "poner en un aprieto" a los socialistas catalanes. Sin embargo, a nivel nacional, el efecto sería el contrario y el principal perjudicado sería la formación más a favor de dialogar con los nacionalistas, Unidas Podemos, porque podría ser la más crítica al conocerse la sentencia. Pero Monge dice que todo depende no tanto de lo que determinen los jueces del Supremo, sino de la reacción posterior de los partidos. "Entre que salga la sentencia y se vote pasará un mes, que es muchísimo tiempo", añade Monge, que cree que el conflicto catalán puede pasar fácilmente a un segundo plano en la campaña electoral frente a otros argumentos al alza como el voto útil o la imposibilidad de pactar de los partidos. Lee | Agria sesión de control parlamentario tras el fiasco de los partidos para formar Gobierno en España ¿Quién va a pagar el hastío? Los sondeos de opinión muestran una ligera mejora en intención de voto para PSOE y PP, los partidos tradicionales de izquierda y derecha, pero los analistas políticos advierten de que las cifras disponibles pueden no ser realistas ante la frustración de los ciudadanos, que puede causar una fuerte abstención. Una encuesta del estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) señaló que la política genera sobre todo sentimientos negativos en los españoles: un 34,2 % de los ciudadanos asegura que les produce desconfianza, un 15,8% aburrimiento y un 13,3 indiferencia. Los propios responsables políticos admitieron que el fracaso de no lograr un acuerdo de Gobierno supone una decepción y un motivo de enfado. Los ciudadanos están "hasta las narices", afirmó de forma más rotunda y gráfica Gabriel Rufián, diputado del partido independentista catalán ERC, desde la tribuna del Congreso. Cristina Monge cree que este tedio puede incidir en particular en la movilización del votante de izquierda, "los que estuvieron más movilizados en abril ante el eslogan de que viene la extrema derecha". Monge dice que este sector es el que se siente más engañado porque piensa: "hemos salido a votar para parar a la derecha y no ha servido para nada". Además los españoles tienen en mente el precio de volver a celebrar elecciones generales. El canal de televisión español La Sexta ha calculado el coste de la vuelta a las urnas en 140 millones de euros. Lee | ¿Está pagando la economía española los más de 100 días sin Gobierno? ¿Falta cultura de negociación en los políticos españoles? No es la primera vez en los últimos años que España se encuentra inmersa en este impás. En octubre de 2016, la abstención de 68 diputados del PSOE rompió con 10 meses de bloqueo político e hizo al conservador Mariano Rajoy presidente. Parte de la actual parálisis se debe a la aparición en los últimos años de tres nuevas formaciones de entidad a nivel nacional (Ciudadanos, Podemos y el ultraderechista Vox) lo que ha complicado la matemática parlamentaria. Además, los partidos políticos no han sabido responder a esa nueva realidad fragmentada ya que han mostrado una incapacidad para lograr pactos. Para Monge esto no denota una falta de cultura de la negociación en los políticos españoles, porque para gobernar a nivel regional y local sí que han sabido llegar a acuerdos, recalca."Son los principales líderes políticos no han entendido que estamos en un multipartidista". Lee | ¿Puede una reforma electoral facilitar la gobernabilidad en España?

SIGUIENTE

SIGUIENTE

Últimos vídeos

image beaconimage beaconimage beacon