Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las tensiones crecen ante la cumbre del G7 de Biarritz

Todo a punto para vivir una muy agitada cumbre del G7 en la localidad vascofrancesa de Biarritz. Hace solo unas horas Donald Trump llevaba a una nueva cota la guerra comercial con China anunciando aranceles a casi todos sus productos. El presidente estadounidense y su homólogo francés Emmanuel Macron han comido juntos, un almuerzo fuera de agenda para tratar, entre otros, este tema o la amenaza del dirigente norteamericano de gravar también el vino francés si París insiste en hacer lo propio con los gigantes digitales de su país. "Tengo dos objetivos durante estos días: en principio, convencer a todos nuestros socios de que las tensiones, y en particular las tensiones comerciales, son malas para todo el mundo. Debemos recuperar la calma, estabilizar las cosas y evitar esta guerra comercial que está instalándose en todas partes. A continuación tenemos también que encontrar nuevas formas para reactivar este crecimiento". Otro de los imprevistos que amenazan con eclipsar la reunión es el de los incendios provocados en la selva brasileña. La Unión Europea también amenaza, en este caso a Brasil con no firmar el acuerdo con Mercosur. "La quema de la selva amazónica se ha convertido en otro signo deprimente de nuestros tiempos. Nosotros, por supuesto, apoyamos el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur, que también protege el clima y el medioambiente. Pero es difícil imaginar un proceso armonioso de ratificación por parte de los países europeos mientras el Gobierno de Brasil permita la destrucción del pulmón del planeta". Donald Tusk ha rechazado totalmente el regreso a estas cumbres de Rusia, tal y como quiere Estados Unidos .El presidente del Consejo Europeo también se ha enfrentado al primer ministro británico Boris Johnson, que le ha acusado de ser el responsable de un Brexit sin acuerdo. Macron, el anfitrión, esperaba dedicar estos tres días a hablar sobre la defensa de la democracia, la igualdad de genero o el cambio climático. Pero la realidad le ha desbaratado los planes. Las acusadas diferencias entre los países más ricos del mundo harán muy difícil hablar con una sola voz sobre acuerdos comerciales, medioambientales o el conflicto con Irán.
image beaconimage beaconimage beacon