Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los últimos mineros del carbón de Noruega luchan por la supervivencia contra la política climática

La última mina de carbón de Noruega, Gruve 7 en el archipiélago ártico de Svalbard, está amenazada de cierre. La mina está situada en la ciudad más septentrional de la Tierra, que también es la que más rápidamente se calienta gracias al cambio climático, causado en parte por la quema de combustibles fósiles. La población local, que ha trabajado en la mina durante generaciones, dice que el cierre de la planta de propiedad estatal significará el fin de una forma de vida. Agachado en un espacio de apenas un metro de altura, el minero Bent Jakobsen arranca trozos de carbón de la pared y los rompe con las manos enguantadas. "Llevo 14 años trabajando aquí y me encanta. Tuve un padre que había estado trabajando durante 37 años en la mina. Tenía hermanos trabajando aquí. Tenía tíos trabajando en la mina, así que crecí en una familia minera", dice con orgullo. La ciudad principal de Svalbard, Longyearbyen, tiene una población de poco más de 2.000 habitantes y fue fundada por el minero estadounidense John Munro Longyear en 1906, y luego vendida a la compañía minera Store Norske en 1916. La ciudad está sintiendo rápidamente los efectos del cambio climático. Desde 1970, las temperaturas medias anuales han aumentado en 4℃ en Svalbard, y las temperaturas invernales han aumentado más que en 7℃, según un informe publicado por el Centro Noruego de Servicios Climáticos en febrero. El informe "Climate in Svalbard 2100" (Clima en Svalbard 2100) advierte que la temperatura media anual del aire en Svalbard se prevé que aumente en 7 a 10℃ para finales de este siglo. Estadísticamente, Longyearbyen es la ciudad de calefacción más rápida del planeta. Siga en directo: El clima mundial da el pistoletazo de salida a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático La mina se encuentra a 8 km en la ladera de la montaña de Adventdalen, donde durante casi la mitad del año el sol nunca sale por encima de ella. Aquí se producen entre 120 y 150.000 toneladas de carbón, de las cuales el 20% se utiliza en la central térmica de la ciudad y el resto se vende a la industria metalúrgica en Alemania. Tras la presión ejercida sobre un gobierno con conciencia ambiental y financiera, la empresa estatal Store Norske, propietaria de la mina, suspendió la explotación minera en dos minas más grandes de Svalbard en 2016. En 2017, el gobierno anunció que cerraría permanentemente todos los sitios excepto Gruve 7. Los trabajadores temen ser los próximos en irse, ya que Svalbard se concentra en convertirse en un destino turístico y se aleja de su histórica industria minera. "Escucho todo lo que dicen sobre el cambio climático, pero sé que en el pasado hemos tenido inviernos súper suaves, especialmente en Svalbard. Creo que va en ciclos", dice Jakobsen. "Este carbón en la mina 7, no lo usamos en la planta de energía, usamos la mayor parte del carbón en la industria metalúrgica que necesitamos absolutamente. Así que necesitamos carbón para fabricar coches, teléfonos móviles, etc., pero eso es algo en lo que la gente no piensa. No tenemos ninguna buena sustitución todavía." Agrega: "Por aquí todo depende de los mineros del carbón, así que sin nosotros, ¿qué nos queda? Tenemos turismo, el turismo contamina también. "Longyearbyen se fundó a causa de la minería del carbón, y estamos desapareciendo. Somos los últimos". Lee | Los héroes de la actualidad española se despidieron de la minería del carbón sin gloria Lee | Luto en la minería del carbón polaca Lee | Alemania dice adiós al carbón

SIGUIENTE

SIGUIENTE

Últimos vídeos

image beaconimage beaconimage beacon