Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo funciona la economía en una crisis sanitaria?

logotipo de Expansión Expansión 21/11/2020 Erendira Yaretni Mendoza

(Expansión) – Cada día entramos en una frenética paranoia sobre cualquier síntoma ligero que nos hace creer que tenemos el peligroso y tan indeseado SARS-COV2. Les aseguro que lo han pensado más de una ocasión o incluso se han llegado a preguntar si ya se enfermaron y nunca lo supieron o si es que acaso tienen la inmunidad y la cura en sus manos. Desde la noticia que se decretaba como pandemia, ésta se convirtió en una crisis, y no solo en materia de salud, ha generado afectaciones en cada sector de la economía y claro está ha tenido impactos en cada familia. Rápidamente las noticias nos inundaron a principio de año, lo que nos ha llevado a creer que somos unos expertos en materia de salud, pareciera que estamos viviendo una película estilo zombies o aquellas catastróficas que nos auguraban el fin del mundo, al ver cada día cómo salimos cubiertos de pies a cabeza, desinfectamos cada espacio que tocamos o incluso hemos aprendido a convivir a través de nuestros dispositivos móviles; nos ha traído un cambio de vida.

El mundo se paralizó prácticamente un año, tenemos marcado un antes y un después del 2020, pero aún queda mucho por hacer y no solo en materia de salud, ya que no somos los expertos epidemiólogos ni mucho menos Will Smith llegando a salvar a la humanidad. Este año ha tenido cambios enormes, desde una mejora al medio ambiente, caída del precio del petróleo, desplome de las bolsas y cierre de miles de empresas. Una de las grandes preocupaciones después del COVID-19 es sin duda la economía, les explico la razón. Pensemos en nuestra situación económica actual, podemos ser tan afortunados de tener un salario y continuar con el home office, y a pesar de esa seguridad financiera estamos enfrentando un problema económico, los gastos incrementaron; seguramente recurriste a las compras de pánico y abarrotaste tu despensa de enlatados, agua y hasta papel higiénico. La ociosidad ha generado que pases horas en la web de compras y cada semana ves llegar tus tan ansiados paquetes que uno a uno se han ido acumulando, incluso algunos sin haber sido abiertos; tuviste que adquirir productos para mejorar el trabajo en casa; quizá llegé el punto donde buscaste ponerte en forma o alguna actividad recreativa llenándote de videojuegos. Todo ello indica que vives una vida holgada, aún así, tus gastos incrementaron, las tarjetas de crédito se encuentran al tope y sentiste que tu productividad disminuyó; sin embargo, este es el mejor de los casos. En contraste, hay familias que no gozan de esta estabilidad económica, y quizá criticamos en algún punto que no se quedarán en casa pese a las recomendaciones, pero hay que ponernos por un instante en sus zapatos, la gran mayoría de la población mexicana tiene un trabajo informal, es decir, viven al día como lo decimos coloquialmente. OPINIÓN: La economía en tiempos del COVID-19 Significa que sino salen a trabajar no tendrán dinero para satisfacer necesidades básicas y no me refiero a pagar las cuentas para ver películas o escuchar música, sino necesidades reales, de alimentación, casa, educación e incluso salud. No todos tenemos los mismos privilegios y para muchos adquirir cubre bocas, gel, tapetes y demás productos recomendados significa dejar de comer. Pero ¿cómo es que funciona la economía en una crisis sanitaria? Primero, recordemos que la economía funciona como un juego de póker, si alguien tiene tu carta ya no podrás hacer los movimientos que esperabas y tendrás que cambiar de estrategia.

Imaginemos una noche en Las Vegas, suena divertido pero muy riesgoso a pesar de ser un gran experto, ¿por qué? Sencillo, no sabes si vas a ganar o a perder, es un riesgo que sin duda tienes que correr; en la economía es igual, todo se trata de lanzar un dado al aire y esperar que la suerte esté de tu lado, los expertos la llaman probabilidad, justo así funciona la Bolsa, las inversiones, las empresas, en pocas palabras estamos viviendo un juego de dominó: si apilanos todas las fichas y una cae caerán todas, a menos que detengamos con nuestra mano esa caída. Esta mano en economía se llama mano invisible y se trata de la regulación del mercado, pero ¿qué tiene que ver todo esto con la crisis que estamos viviendo? OPINIÓN: ¿El dinero es un medio o es un fin del crecimiento económico? Llega un punto en Las Vegas que tienes que cambiar de cartas para poder ganar, esas estrategias son las que las Bancas Centrales de todo el mundo deben emplear, desde ajustes en la inflación, subasta de dólares, cambios en los precios, colocar o retirar dinero de circulación, replantear las tasas de interés, entre otras, con el único fin de evitar un colapso económico. Esta crisis que estamos enfrentando se debe a que nos confinamos en casa, las empresas detuvieron su producción, pero continuaron pagando salarios hasta ver comprometidas sus finanzas e incluso cerrar. Por otro lado, cambiamos nuestros consumos habituales y dejamos de adquirir productos cotidianos, al disminuir estas ventas, por consiguiente, las empresas tienen menos ingresos, recurriendo al despido de personas y estas a su vez quedando sin un salario. OPINIÓN: ¿Son las remesas el salvavidas para la economía en 2020? Por otro lado, recordemos que es una enfermedad global que ha limitado el comercio internacional, y a su vez la escasez de productos ha generado que los precios incrementen exponencialmente, provocando fluctuaciones económicas bastante criticas. Estamos atravesando por una situación donde todos nos hemos enfermado de nuestros bolsillos y que solo dependerá del buen manejo de nuestras finanzas personales para continuar apostando en este juego y sobretodo apoyar el comercio para poder mover la economía en nuestro entorno, así como incentivar la producción con la finalidad de generar empleos. OPINIÓN: Camino a un angustiante cierre de año Estamos apostando la mejor mano que tenemos en ese juego de azar, las estrategias ya están en el aire, ahora solo dependerá de la casa, y esa somos nosotros con el cuidado de nuestra salud. Nota del editor: Erendira Yaretni Mendoza Meza es licenciada en Economía, maestra en Gobierno y Desarrollo Regional por El Colegio del Estado de Hidalgo y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Es profesora de la máxima casa de estudios de la entidad. Síguela en Twitter y/o en Facebook . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Más de Expansión

image beaconimage beaconimage beacon