Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Repunta la inflación en EU y llega a 5.4% durante septiembre

logotipo de La Jornada La Jornada 13/10/2021 Afp
Camiones salen del puerto de Los Ángeles con diferentes productos. Foto Afp © Proporcionado por La Jornada Camiones salen del puerto de Los Ángeles con diferentes productos. Foto Afp

Washington. Los estadunidenses enfrentaron en septiembre un alza de precios importante, sobre todo en alimentos, vivienda y energéticos, que hace resurgir la preocupación por la inflación, en momentos en que el mundo padece problemas de abastecimiento que obstruyen el crecimiento económico.

En tanto, los miembros de la Reserva Federal (Fed) dijeron que podrían empezar a reducir a mediados de noviembre el apoyo que dieron a la economía durante la crisis, pero siguen divididos sobre el grado de amenaza que supone la inflación y la rapidez con la que podrían tener que subir las tasas de interés, según las actas de su reunión de política monetaria del 21 y 22 de septiembre.

Luego de moderarse durante dos meses, la inflación volvió a repuntar en septiembre, al ubicarse en 0.4 por ciento, con relación a agosto, cuando había marcado un descenso a 0.3 por ciento, según el índice de precios al consumo (CPI) publicado este miércoles por el Departamento de Trabajo.

Más de la mitad de este incremento se debe a los alimentos y la vivienda, que repuntaron 0.9 por ciento y 0.4 por ciento, respectivamente. Una parte importante viene también de la energía, con precios que no paran de subir y que esta vez lo hicieron en 1.3 por ciento en el mes.

Este repunte inflacionario es particularmente visible en la medición a 12 meses, que marca un incremento de precios de 5.4 por ciento. En agosto la cifra fue de 5.3 por ciento.


Vídeo: FMI: la pandemia sigue frenando la recuperación de la economía mundial. (Expansión)

SIGUIENTE
SIGUIENTE

El efecto de la variante delta de coronavirus, que mermó el crecimiento de Estados Unidos en el verano boreal, se deja sentir. Los precios de los alimentos al menudeo, y no en los restaurantes, son los que aumentaron más, con un alza de 1.2 por ciento en el mes.

En cambio, los precios de los pasajes de avión, la vestimenta y los coches usados bajaron.

Este repunte revive las preocupaciones sobre una disparada de precios más duradera de lo esperado, toda vez que el retorno a 2 por ciento de inflación anual –el objetivo de la Fed– se aleja mes tras mes.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipa que los precios de la energía cederán en el primer trimestre de 2022 y, a nivel mundial, espera un pico de inflación en 2021, antes de una estabilización para mediados del año próximo.

Mientras tanto, los hogares ven caer su poder de compra, y los responsables políticos tratan de dar tranquilidad. “Pienso que es transitorio, pero no quiero decir que estas presiones (sobre los precios) desaparecerán en un mes o dos”, indicó el martes la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Las dificultades mundiales de aprovisionamiento, que provocan retrasos de entrega y escasez desde hace meses, explican en buena medida estos incrementos de precios, en particular de autos nuevos y muebles.

Los presidentes de las filiales de la Reserva Federal se mostraron preocupados de que estas dificultades “puedan durar más tiempo y tener efectos más importantes o más persistentes sobre los precios y los salarios” de lo anticipado, según extractos de las actas de la reunión de política monetaria del organismo que tuvo lugar en septiembre y publicadas este miércoles.

Estas perturbaciones frenan el crecimiento mundial, alertó el martes el FMI.

Más de La Jornada

image beaconimage beaconimage beacon