Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El misterio de los tres hombres que desaparecieron en el faro

logotipo de El Confidencial El Confidencial 20/04/2019 A. López
Foto: Paulius Dragunas (Unsplash). © Externa Foto: Paulius Dragunas (Unsplash).

Un pequeño bote se acerca a una solitaria isla no mayor que un campo de fútbol. Una vez llegados a su destino, su único cometido es reemplazar a los tres trabajadores del faro. Pronto comienzan a suceder cosas extrañas que culminan con la desaparición de Thomas, James y Donald. ¿Dónde fueron? ¿Qué les pasó? Así comienza la sinopsis de la nueva película de Gerard Butler, 'Keepers. El misterio del faro'.

Pero como la realidad a veces supera a ficción, este film está basado en hechos reales y se estrenará en España el próximo mes de mayo. Peter Mullan, Gerard Butler y Connor Swindells se ha puesto a las órdenes del danés Kristoffer Nyholm para protagonizar la historia de los tres fareros en las islas escocesas de Flannan, el secreto que descubren y las consecuencias que ello tiene.

Era la tarde del 26 de diciembre de 1900. Después de celebrar el 'boxing day' en la Isla de Lewis, a unas 20 millas de distancia, el ayudante Moore había abordado el vapor Hesperus, un barco de suministros que lo llevaría a Eilean Mor durante las siguientes seis semanas. Casado y con dos hijos pequeños estaba encantado de que su último período de descanso en tierra fuera en Navidad.

De momento ahora el faro está automatizado y continúa iluminando un paso seguro. Pero nunca guio el destino de sus últimos guardianes

Pero el momento fortuito fue más allá de eso, probablemente le salvó la vida. Este nuevo y escalofriante film trata de cómo aquellos hombres que fueron a Eilean Mor se esfumarían sin dejar rastro dos semanas después. No tenían bote y nunca se encontraron sus restos, lo que llevó a algunos a sugerir que las fuerzas sobrenaturales habían sido las culpables.

Malditos

Son muchas las historias que se cuentan de aquella isla. Numerosos barcos se habían hundido en sus implacables costas ocultas bajo la niebla. Como consecuencia, los cuerpos inundaban las orillas. Durante siglos, los únicos signos de vida fueron las ruinas de una capilla dedicada a San Flann, un monje irlandés que vivió allí durante el siglo VII. Cuando murió, los lugareños aseguraban que su espirítu consideró la isla como propia y su presencia siniestra y vigilante aterrorizaba a los pastores que transportaban a sus ovejas a pastar allí. Nunca se quedaban a pasar la noche.

Cuando se construyó el faro en diciembre de 1899 para guiar a los barcos a través de uno de los confines más salvajes del Atlántico Norte, sus pobladores advirtieron que la intrusión desataría la ira del fantasma. ¿Se cumplió la profecía cuando un año después desaparecieron? A día de hoy sigue sin respuesta.

Cuando Moore acabó su descanso y se unió a ellos vio que algo no iba bien. El faro estaba apagado y la puerta del recinto y de la torre cerradas. Tras levantar la vista descubrió tres pájaros negros gigantes posados en su parte superior. Parecían estar vigilando cada uno de sus movimientos. Al entrar el reloj se había detenido, las parrillas estaban frías, aunque la comida estaba intacta en la mesa.

Muchos lugareños aseguran que en la isla habita el fantasma de San Flann, un monje que vivió allí y que se vengó por la construcción del faro

El único signo de vida era el canario que tenían, medio moribundo por la falta de comida. Su tripulación no encontró nada en la isla. La teoría más extendida fue que los tres trataron de reparar algo en el lado occidental de la isla, que había sufrido daños por las tormentas y fueron arrastrados por una ola. ¿El problema? Solo la ropa de dos de ellos estaba fuera y era poco probable, con esas condiciones climatológicas, que uno de ellos hubiera salido sin abrigarse. ¿Asesinó uno de ellos a los otros y luego se arrojó por el acantilado? ¿Fueron los extraterrestres?

Nadie lo sabrá jamás. De momento ahora el faro está automatizado y continúa iluminando un paso seguro. Lo que no logró nunca guiar fue el destino de sus últimos guardianes, cuya existencia se borró aquel día ya hace más de un siglo.

MÁS NOTICIAS EN MSN:

Curiosidades: estos datos reducirán tu ignorancia

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon