Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia: el rey que estaba obsesionado con la cacería de brujas

logotipo de Muy Interesante Muy Interesante 25/04/2022 Rodrigo Ayala

El rey Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia incluso escribió un libro que trataba el tema de la brujería: el polémico Daemonologie (1597).

Escocia e Inglaterra no estuvieron exentas de la caza de brujas que se dio en gran parte de Europa entre los siglos XVI y XVIII. La histeria de las acusaciones, los interrogatorios y las ejecuciones tuvieron a un personaje central que promovió en gran medida este acontecimiento en las dos naciones donde gobernó: el rey Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia. Esta es la historia del monarca que estaba obsesionado con la cacería de brujas.

Jacobo creció en Escocia, donde se convirtió en rey siendo un niño en 1567, después de que su madre, María Estuardo, reina de Escocia, abdicara por obligación.

Finalmente su madre fue ejecutada por la reina Isabel I en 1587. El joven Jacobo asoció el suceso con premoniciones satánicas y de brujería, ideas que se implantarían de manera permanente en su imaginario.

Retrato de Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia © Proporcionado por Muy Interesante Retrato de Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia

Julian Goodare, profesor de Historia en la Universidad de Edimburgo y autor del libro The European Witch-Hunt, afirma:

“Era un momento en que la gente creía que el diablo actuaba en el mundo y que había personas que tenían poderes mágicos con los que podían hacer daño a sus vecinos”.

Un monarca demonólogo y supersticioso

Para entender el miedo del rey Jacobo hacia las brujas, tenemos que hablar de un acontecimiento que lo marcó tanto como la muerte de su madre: un incidente en barco que casi le costó la vida.

La nave en la que viajaba estuvo a punto de naufragar cuando surcaba los mares para reclamar a su prometida, Ana de Dinamarca. Jacobo estaba seguro de que aquella tormenta había sido a causa de un embrujo.

En Escocia, las brujas están asociadas a las tempestades, por lo tanto, el rey y su comitiva no tuvieron mejor idea que culparlas de lo sucedido. De esa manera se desató una campaña de persecución de brujas en el pueblo de North Berwick.

El dramaturgo inglés William Shakespeare escribió su tragedia Macbeth inspirado por este ambiente enrarecido y el miedo del rey Jacobo a las brujas.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué Macbeth de William Shakespeare se considera una obra maldita?

El Daemonologie del rey Jacobo

La creencia de Jacobo en las artes oscuras y los demonios fue tal que se dio el lujo de escribir un libro acerca del tema: Daemonologie, publicado originalmente en 1597. En la mejor tradición del infame Malleus Maleficarum (El Martillo de las Brujas), el libro era un tratado acerca de las brujas, sus artes oscuras y el poder de los demonios.

Daemonologie está escrito en forma de un diálogo (técnica muy popular en las obras didácticas) y se divide en tres secciones: 1- sobre la magia y la nigromancia (la predicción del futuro mediante la comunicación con los muertos), 2- sobre la brujería y la hechicería, y 3- sobre los espíritus y los espectros.

Tras la muerte de su madre, Jacobo se convirtió en rey de Inglaterra en 1603. Le resultó sorprendente descubrir que muchos de sus súbditos eran más escépticos que él sobre el poder de las brujas.

Páginas del Daemonologie © Proporcionado por Muy Interesante Páginas del Daemonologie

Esto también contribuyó a emprender una misión para convencer al Parlamento de aprobar su Ley contra la Brujería de 1604. Ésta obligaba a colgar a quien fuera condenado por ser brujo, independientemente de que hubiera causado algún daño a otros.

El rey Jacobo “realmente creía que entre la sociedad vivían brujas” y que “lo que estaba haciendo era por el bien de la sociedad escocesa”, explica la escritora Zoe Venditozzi, y agrega que “la gente en aquella época tenía muy en cuenta lo que decía el rey, nombrado por la gracia de Dios”.

Muerte de Jacobo

En sus últimos años de vida, Jacobo sufrió varias dolencias, como artritis, problemas renales y gota. Se cree que murió de un derrame cerebral, a los 58 años el 27 de marzo de 1625 en Theobalds Park en Hertfordshire. Su cuerpo fue sepultado en la Abadía de Westminster junto a su predecesor Tudor, Enrique VII.

Pese a la muerte del rey, la cacería de brujas en Inglaterra continuó. Se cree que fueron ejecutadas aproximadamente un millar de brujas hasta 1686. Después se les comenzó a sancionar con penas menores hasta que la creencia en la brujería cesó y se prohibió en 1736.

SIGUE LEYENDO:

40,000 mujeres murieron quemadas en Europa tras la caza de brujas medieval

La terrible y triste historia de Anna Göldi, la última “bruja” ejecutada en Europa

Más de Muy Interesante

image beaconimage beaconimage beacon