Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo saber si eres resistente a la insulina y cuándo preocuparte?

Una de las formas más oportunas para prevenir la diabetes es a través del diagnóstico de resistencia a la insulina. Pero, aunque no lo creas, muchas personas pueden convivir con esta condición sin darse cuenta, ya que es muy frecuente que no presente síntomas. Pero, ¿por qué podemos volvernos resistentes a la insulina? En conversación con ÚtileInteresante.pe, la endocrinóloga Rosa Rivera señala que esta es una condición que tiene muchas causas, entre ellas se encuentra el factor genético ligado a antecedentes familiares de diabetes o los propios genes de una persona. Sin embargo, los malos hábitos y el tipo de estilo de vida también condicionan que uno desarrolle resistencia a la insulina u otras enfermedades metabólicas: Sedentarismo Una dieta alta en carbohidratos (comidas dulces) Estrés Fumar con frecuencia Ingesta de alcohol ¿Cómo saber que estoy desarrollando resistencia a la insulina? La Dra. Rivera señala que es muy importante estar alertas a ciertas manifestaciones en nuestro organismo, que pueden pasar desapercibidas y que son totalmente distintas a los síntomas que presenta la diabetes: “En la resistencia a la insulina, más bien notamos tendencia a ganar peso, coloración oscura en zonas de pliegues (cuello, axila, zona inguinal), ansiedad y apetito por estar comiendo dulces, cansancio”, indica la especialista. Otro signo muy común es el aumento de la grasa visceral, es decir, grasa entre los órganos que están dentro del abdomen, lo que ocasiona un aumento del perímetro abdominal, conforme más resistencia a la insulina tenemos. Además, la resistencia a la insulina se relaciona con ciertos disturbios hormonales femeninos, como ovario poliquístico, exceso de andrógenos y problemas de prolactina. ¿Es normal el aumento de insulina en niños y gestantes? “Cuando los niños pasan de niños a adolescentes, normalmente aumenta un poco la insulina. Es bien frecuente ver al niño con un poco de sobrepeso y con el cuello oscuro. Pero, es el cambio hormonal. Se puede manejar con dietas y ejercicios”, explica la Dra. Rivera, quien recomienda cuidar la alimentación para prevenir la obesidad infantil. Asimismo, durante el embarazo también aumenta la insulina, por lo que es frecuente que las axilas de las gestantes se pigmenten a tonos más oscuros únicamente en esta etapa. Finalmente, la Dra. Rivera menciona que a partir de los 35 años es importante hacerse descartes de insulina alta y chequeos endocrinológicos anuales, más aún si existen antecedentes familiares, ya sea en varones o mujeres.

SIGUIENTE

SIGUIENTE

Más de América TV

Más de América TV

image beaconimage beaconimage beacon