Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muchos trabajarán en casa tras la pandemia. Quienes vuelvan verán muchos cambios

logotipo de Tribune Content Agency Tribune Content Agency 5/28/2020 By Kenneth R. Gosselin, The Hartford Courant
La pandemia de COVID-19 ha obligado a grupos enteros de empleados a trabajar desde casa. Y a medida que los trabajadores se adaptan a ese ritmo, no está claro cuántos necesitarán realmente presentarse en la oficina cinco días a la semana después de encontrar una vacuna contra el coronavirus. © Dreamstime/Dreamstime/TNS La pandemia de COVID-19 ha obligado a grupos enteros de empleados a trabajar desde casa. Y a medida que los trabajadores se adaptan a ese ritmo, no está claro cuántos necesitarán realmente presentarse en la oficina cinco días a la semana después de encontrar una vacuna contra el coronavirus.

HARTFORD, Conn. — La pandemia de COVID-19 no solo está cambiando la configuración de las oficinas a medida que los empleadores tratan de salvaguardar la salud de sus trabajadores, sino que también está planteando interrogantes sobre el lugar que ocupa la oficina a largo plazo en el comercio.

El brote de virus ha obligado a poblaciones de empleados enteras a trabajar desde sus casas. Y a medida que los trabajadores se adaptan a ese ritmo, no se sabe con certeza cuántos tendrán que presentarse en la oficina cinco días a la semana después de que se encuentre una vacuna contra el coronavirus.

Jeff Ziplow, socio de la firma de contabilidad y consultoría BlumShapiro, dijo que es casi seguro que la pandemia acelere el trabajo a distancia, que ya está disfrutando de una mayor aceptación para toda o parte de la semana laboral.

"Habrá un lugar para una oficina, pero será mucho más pequeño", predijo Ziplow. "Podemos buscar diferentes maneras de hacer negocios. Muchas organizaciones se van a replantear: '¿Realmente necesito esta cantidad de espacio de oficina?'"

No todos están de acuerdo. Los agentes de bienes raíces comerciales dicen que hasta que se desarrolle una vacuna, habrá apetito por el teletrabajo.

"Pero hay dos grandes ocupantes en nuestro mercado que están pasando por renovaciones de sus campus que incluyen poner a su gente en ambientes más densos, y ninguna de esas firmas ha desistido de sus planes debido al COVID-19", dijo Patrick Mulready, vicepresidente de CBRE en Hartford, la firma de servicios de bienes raíces comerciales. "Así que no veo un cambio sísmico en la forma en que las empresas ocupan el espacio de oficinas a largo plazo".

El arrendamiento de oficinas se considera un barómetro clave de la salud económica y el crecimiento del empleo.

En el centro de Hartford, el aumento en el arrendamiento de oficinas en el último año se considera parte integral de la revitalización de la ciudad y Hartford está ocupando su lugar, aunque con retraso, en el movimiento de urbanizacaión “de vuelta a las ciudades”.

En los últimos cinco años, el centro de la ciudad ha añadido cientos de nuevos apartamentos al año, UConn abrió un campus regional en Front Street y las Yard Goats se instalaron con éxito en un nuevo estadio de las ligas menores.

Esta semana, el estado está dando los primeros pasos para reabrir su economía más allá de los trabajadores esenciales: comedores al aire libre en restaurantes, museos en el exterior y zoológicos, y oficinas. Las oficinas solo pueden hacer regresar hasta el 50 por ciento de sus empleados pero el estado sigue animando a trabajar en casa siempre que sea posible.

Para los oficinistas que regresen, es probable que entren en espacios radicalmente alterados de los que dejaron en marzo, mucho más allá de usar un tapabocas y mantenerse a seis pies de distancia.

CAMBIA EL DISEÑO DE LA OFICINA

En los últimos años, el diseño de las oficinas se había trasladado a planos de distribución abierta para acomodar a más personas en menos espacio, utilizando estaciones de trabajo compartidas y más áreas de colaboración.

Pero la pandemia repentinamente ha hecho que muchos empleadores se replanteen ese movimiento, y cómo separar a las personas para minimizar el riesgo de propagación del virus.

Los empleadores están considerando "divisores de tos" de plexiglás como los que hay en los supermercados. Muchos están instalando calcomanías en el piso para indicar a los empleados que se muevan en una dirección para evitar el contacto cara a cara. La limpieza podría ser más frecuente y no solo por la noche.

Rita Joy, directora de desarrollo de clientes en Interscape Commercial Environments en Farmington, dijo en un reciente seminario web sobre el futuro del espacio de oficina que los empleadores tendrán que escalonar las estaciones de trabajo, ya sea quitando una de cada dos o cercándolas con cinta adhesiva para que nadie se siente al lado de alguien más.

Las áreas de colaboración, que a menudo se usan para la lluvia de ideas, probablemente se usarán como áreas de trabajo, y saldrán asientos de las salas de conferencia, aseveró Joy.

"Donde antes había 12 salas de conferencia, ahora solo habrá seis y podríamos poner una pantalla de plexiglás en el centro de la mesa de la sala de conferencias para ayudar a proteger a las personas que están frente a frente", comentó.

Al comprar nuevos muebles, es probable que las empresas consideren la limpieza de los revestimientos, agregó.

"Teníamos un cliente, estábamos trabajando con él en un nuevo pedido de muebles y, en el último momento, cuando ocurrió esto del COVID, cambiaron su tela a una que se puede limpiar con cloro", relató Joy. "Vamos a ver mucho más de eso: telas y muebles antimicrobianos, superficies sólidas no porosas".

POCOS REGRESOS RÁPIDOS

En el área de Hartford, el gigante de los seguros Travelers Cos. tiene unos siete mil empleados, la mayoría de ellos en el centro de Hartford. La compañía no espera un rápido regreso de los trabajadores, ciertamente no en las primeras semanas.

"Creo que una buena descripción es: si tienes un interruptor de atenuación en tu comedor, es como si fuéramos a subir el interruptor de atenuación de la iluminación poco a poco", comparó Andy Bessette, vicepresidente ejecutivo y director administrativo. "No vamos a encender el interruptor y hacer que todo el mundo vuelva porque hemos tenido éxito trabajando desde casa en estos días, así que no hay prisa por hacerlo".

De los siete mil empleados de la zona de Hartford, unos mil 200 ya tienen algún tipo de acuerdo de teletrabajo con la aseguradora, lo que les permite trabajar a distancia de uno a cinco días a la semana.

Mientras que una vacuna COVID-19 aún esté en desarrollo, no es probable que el número de trabajadores que regresen a la oficina se eleve por encima del 50 por ciento, y a largo plazo eso puede significar más empleados con acuerdos de teletrabajo.

"¿Tendremos algunas personas adicionales trabajando desde casa? Sí, lo creo", indicó Bessette. "Pero creo que es importante que una empresa tenga gente que venga a la oficina en algún momento, por muchas razones diferentes, por las reuniones, la camaradería” y la colaboración que se realiza mejor cara a cara.

Parte de la espontaneidad de la lluvia de ideas y la innovación podría perderse con más gente que trabaje a distancia, aseveró Ziplow, pero también mencionó que se podría crear una nueva dinámica de interacciones informales con las actuales salas de chat en línea.

“De manera regular, la gente responde a esas ideas, y el chateo bidireccional reimagina cómo podemos fortalecer esos tipos de discusiones sin estar en una reunión presencial”.

CENTROS URBANOS

En 2015, Paradigm Properties, con sede en Boston, compró el CityPlace I de Hartford, el edificio de oficinas más alto del estado y la primera compra de la empresa en Connecticut.

Hace cinco años, Paradigm vio echar raíces a las semillas de la revitalización y el reciente aumento en el arrendamiento de oficinas, impulsado por los movimientos corporativos desde los suburbios y el fomento de los acuerdos de las empresas fuera de Connecticut, era una señal alentadora.

Cada vez más, los empleadores han buscado establecer lugares cerca de donde ha querido estar su deseada fuerza de trabajo (la generación millennial en los últimos años) y que han sido los centros urbanos.

El director ejecutivo de Paradigm, Kevin McCall, mencionó que los mercados de oficinas en Hartford y en otros lugares están en la incertidumbre en medio de la pandemia. ¿Necesitarán las empresas más espacio por empleado para dispersarse? ¿Querrán los inquilinos del centro de la ciudad oficinas satélite en los suburbios? ¿Querrán las empresas menos espacio porque más empleados trabajarán a distancia?

"En los mercados de oficinas, definitivamente vamos a ver evidencia anecdótica de todas esas posibilidades", concluyó McCall. "Pero creo que el deseo de vivir y/o trabajar en entornos urbanos activos y emocionantes es parte del ADN de los millennials. Creo que eso ganará sobre las posibilidades en la competencia".

Visit The Hartford Courant (Hartford, Conn.) at www.courant.com

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon