Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desempleo pega duro a madres solteras

logotipo de Tribune Content Agency Tribune Content Agency 5/29/2020 By Tim Henderson, Stateline.org

Serious mom shows her daughter to focus on homework. They are in home quarantine during epidemic coronavirus © GETTY IMAGES/StockPlanets Serious mom shows her daughter to focus on homework. They are in home quarantine during epidemic coronavirus Christine Strong no pudo soportar más.

Cuatro semanas de lucha infructuosa con un sitio web de desempleo estatal. Cuentas que se acumulaban. Dos niños pequeños que necesitaban cuidado y educación, todo en los confines de un apartamento de una habitación en Fort Lauderdale, Florida.

La cama de Strong se rompió. La bicicleta de su hijo se averió, privándolo de su única recreación. Su madre anciana, que también vivía con Strong, seguía confundiéndose y tratando de salir sola sin tapabocas.

"Tenía mucho miedo", expresó Strong. La mujer de 46 años perdió su trabajo como representante de servicio al cliente y limpiadora de un servicio de trenes para pasajeros de cruceros. "Nada está bien", dijo. "Nada es lo que debería ser. No se puede planear. No sabes lo que va a pasar después".

En una pandemia, las madres solteras deben asumir todas las responsabilidades en el hogar: educar a los niños en edad escolar, cuidar de los padres ancianos, cocinar, limpiar y administrar el hogar.

Ahora las madres solteras se han visto particularmente afectadas por la crisis de desempleo, perdiendo sus trabajos a un ritmo mucho mayor que otras familias con niños, según un análisis de Stateline de los microdatos del censo proporcionados por la Universidad de Minnesota.

En abril, el número de madres solteras con empleo era 22 por ciento menor que hace un año, comparado con una disminución del nueve por ciento en el empleo de otras familias con niños, según el análisis.

El golpe fue aún más duro para las madres solteras con bajos salarios: El 83 por ciento de las que trabajan como camareras perdieron su empleo a mediados de abril, junto con el 72 por ciento de las que trabajan como limpiadoras, el 58 por ciento de las cocineras, la mitad de las asistentes de cuidado personal y el 14 por ciento de las representantes de servicio al cliente, según el análisis.

Antes de que la pandemia golpeara, las mujeres ocupaban el 58 por ciento de los empleos de servicio. A mediados de abril, con los viajes paralizados y los restaurantes cerrados, casi 5.7 millones de mujeres habían perdido esos trabajos, en comparación con 3.2 millones de hombres.

Entre todas las mujeres, el 17 por ciento ha perdido su empleo desde que comenzó la pandemia, comparado con el 13 por ciento de los hombres, según el análisis.

Eso es lo contrario de lo que ocurrió durante la Gran Recesión, cuando las industrias dominadas por los hombres, como la manufactura y la construcción, fueron las más afectadas. En aquel entonces, entre 2007 y 2009, seis millones de hombres perdieron sus empleos, en comparación con 2.7 millones de mujeres.

"La pérdida de empleos se debe al colapso de los sectores en los que se concentran las mujeres de bajos ingresos, y las madres solteras se concentran en los empleos de bajos salarios", argumentó Ariane Hegewisch, directora de programa del Instituto de Políticas para la Mujer, con sede en Washington, D.C.

A las madres solteras en algunas partes del país les ha ido especialmente mal. En Nueva Inglaterra, el 28 por ciento de las madres solteras perdió su empleo, y el porcentaje en algunos estados del sur y del oeste fue del 27 por ciento. La disminución fue menos severa en las Dakotas, Iowa, Kansas, Minnesota, Missouri y Nebraska.

A medida que los estados empiezan a levantar las restricciones a los negocios y a relajar las órdenes de confinamiento en casa, las madres solteras se enfrentan a un nuevo obstáculo: ¿Deben volver al trabajo y arriesgarse a exponerse a la pandemia que todavía está en marcha? ¿O arreglárselas con los beneficios de desempleo que están empezando a materializarse?

Muchas madres solteras que necesitarán guarderías para sus hijos para volver a la fuerza laboral no pueden encontrarlas porque la pandemia ha cerrado a muchos proveedores, algunos de ellos de forma permanente. La necesidad será especialmente aguda si los campamentos no abren este verano y las escuelas retrasan la apertura en el otoño, comentó C. Nicole Mason, presidenta del Instituto para la Política de la Mujer.

Advirtió que los estados deben prepararse ahora para el probable pico de la demanda.

"Las mujeres se encuentran en esta posición imposible de tener que elegir entre su trabajo y el cuidado de sus hijos", declaró Mason, quien es coautora de un estudio publicado este mes sobre la lucha de las madres durante la pandemia.

Muchos estados están tratando de darle a los padres más opciones de guarderías, usando el dinero incluido en la Ley Federal CARES que el presidente Donald Trump firmó en marzo. Montana está utilizando subvenciones para mantener a flote a los proveedores de cuidado infantil hasta que vuelvan a abrir cuando se necesiten de nuevo, y Nueva York está dando becas para el cuidado infantil a padres de ingresos moderados con empleos esenciales.

Pero muchos padres se muestran cautelosos.

"La mayoría de los padres, aunque sean empleados esenciales, no están dispuestos a enviar a sus hijos a la guardería ahora mismo. Eso es lo que estoy escuchando en todo el estado", destacó Angela Burns, supervisora de la Community Child Care Clearinghouse de Niágara, que ayuda a distribuir las becas en el Condado de Niágara, N.Y. Las becas han llegado a 88 familias, pero el condado esperaba muchos más solicitantes y algunas guarderías han cerrado por falta de demanda.

"El comportamiento de los consumidores no se ha alineado necesariamente con los esfuerzos bien intencionados de los estados", señaló Dan Wuori, director de aprendizaje temprano del Instituto Hunt, una organización sin fines de lucro que ha hecho un seguimiento de los programas estatales de guarderías relacionados con el coronavirus. "Muchos (estados) han trabajado duro para reforzar la disponibilidad de cuidado infantil para el personal esencial, solo para descubrir que la demanda era considerablemente menor de lo esperado".

Algunos estados han tomado otras medidas que ayudarán a las familias monoparentales.

Diecisiete estados han suspendido los requisitos de trabajo para la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF), el programa federal de subvenciones en bloque que reemplazó a la asistencia social tradicional en la década de 1990.

Y Alabama, California, Maine, Carolina del Norte, Pensilvania, Tennessee, Washington y Virginia Occidental se encuentran entre los estados que están planeando pagos adicionales, utilizando dinero estatal y federal, a personas que estaban recibiendo beneficios en efectivo antes de la pandemia o que están esperando los cheques de desempleo de los atascados sistemas estatales.

La semana pasada, Carolina del Norte planeó enviar 265 dólares adicionales por cada niño de las familias que recibían asistencia en efectivo antes de la pandemia, mientras que Virginia Occidental está proporcionando un pago único, basado en los gastos, para las familias que han perdido sus ingresos pero que esperan que la pérdida del empleo sea temporal.

"A veces, lo que realmente necesitan es un poco de dinero para superar la espera de estos beneficios a los que técnicamente tienen derecho, pero pueden estar esperando meses para recibirlos, y algunos estados están avanzando en este sentido", dijo Liz Schott, becaria principal del Centro de Presupuesto y Prioridades Políticas, un grupo de expertos de tendencia izquierdista con sede en Washington, D.C.

Los estados también deberían exigir licencias pagadas y combatir la discriminación ilegal contra las mujeres que necesitan tiempo libre para cuidar de sus hijos, señaló Sarah Brafman, abogada de políticas de A Better Balance, un grupo con sede en la Ciudad de Nueva York que aboga por políticas de lugar de trabajo favorables a la familia.

El estado de Nueva York aprobó en marzo la ampliación de los requisitos de licencia y San Francisco ajustó temporalmente sus leyes de licencia pagada para la pandemia, pero una ley similar en Dallas fue detenida por una orden judicial antes de que se programara para comenzar en abril.

Como parte de sus esfuerzos de alivio del coronavirus, el Congreso ha ordenado dos semanas de licencia por enfermedad con goce de sueldo para los trabajadores que tienen el virus, están en cuarentena o deben cuidar a alguien que está enfermo. La medida también requiere hasta 12 semanas de licencia pagada a las personas que cuidan a niños cuyas escuelas o guarderías están cerradas.

Pero excluye al menos a la mitad de los trabajadores del sector privado, prevé algunas excepciones para los pequeños empleadores y expira el 31 de diciembre.

Strong indica que es reacia a volver a trabajar y no ha oído si el empleo estará disponible para ella de nuevo. El trabajo implicaba mucho contacto con turistas y pasajeros de los cruceros, y eso le preocupa.

Su hija de 10 años necesita los punteros tecnológicos de su madre para copiar y pegar en su laptop que le han dado en la escuela. Y su hijo de 12 años ha sacado mejores notas en la escuela con la ayuda de Strong. Y si ella volviera a trabajar, ¿quién se aseguraría de que su madre no saliera del apartamento sin un tapabocas, como intenta hacer constantemente?

A principios de mayo, Strong comenzó a recibir beneficios (un total de unos tres mil 200 dólares al mes) incluyendo los pagos de estímulo temporal. Tuvo suerte, dijo, porque ya había estado en el sistema por un periodo de desempleo anterior.

"Extrañamente, algunas cosas buenas han salido de esto", mencionó Strong. "Gracias a Dios que el seguro de desempleo existe. Y si salgo de casa, ¿voy a traer conmigo algo que los ponga en peligro? La seguridad de mi familia es lo más importante".

También se sintió afortunada porque muchos amigos y vecinos respondieron a sus peticiones de ayuda cuando compartió sus problemas financieros en Facebook. Recibió un nuevo colchón y cabecera, y alguien llevó a su hijo a una tienda de bicicletas para que la repararan.

"Amigos de la preparatoria me enviaron mensajes y me preguntaron: '¿Qué necesitas?'", comentó. "Me dio mucha motivación para seguir adelante".

Visit Stateline.org at www.stateline.org

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon