Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reconstrucción del puerto de Beirut atrae la codicia de empresas internationales

logotipo de AFP AFP 14-04-2021 AFP
Vista del puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021 © JOSEPH EID Vista del puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021

Ocho meses después de la explosión devastadora en el puerto de Beirut, los grupos internacionales bregan por encargarse de la reconstrucción. Hay en juego miles de millones de dólares en contratos, pero también la disputa por la influencia regional entre grandes potencias.

"Todo el mundo tiene la mirada fija en el puerto: rusos, chinos, turcos, franceses y ahora los alemanes", resume el director interino del puerto, Bassem al-Kaissi. 

"Pero, por ahora sólo hay declaraciones de intenciones", indicó a AFP. 

El 9 de abril, un trust de compañías navieras alemanas, incluida Hamburg Port Consulting, reveló en Beirut un ambicioso proyecto de un monto de 30.000 millones de dólares (algo más de 25.000 millones de euros) para reconstruir el puerto y los barrios adyacentes arrasados por la explosión del 4 de agosto. 

Imagen del puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021 © ANWAR AMRO Imagen del puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021

También está en pugna el gigante francés CMA-CGM, cuyo director general, el franco-albanés Rodolphe Saadé, acompañó al presidente Emmanuel Macron en septiembre durante su segunda visita a Líbano tras la explosión.

Fue la ocasión para presentar a las autoridades libanesas "un proyecto completo" en tres etapas, indica a la AFP el director regional de CMA-CGM, Joe Dakkak. 

Objetivo: reconstruir, ampliar y modernizar las infraestructuras para convertirlas en un "smartport", explica.

Más allá de las tramas comerciales, es una lucha geopolítica entre potencias regionales e internacionales por imponer su influencia.

"La prospección de gas en la cuenca mediterránea", pero también "la futura colaboración económica entre Israel y los países árabes", e incluso el "expansionismo ruso" en Oriente Medio son "catalizadores" de estas ambiciones, explica el politólogo Imad Salamey. 

Grúas en el puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021 © ANWAR AMRO Grúas en el puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021

Un control del puerto de Beirut permite una "influencia significativa" sobre el gas offshore, destaca este profesor de la universidad Líbano-estadounidense (LAU).

En 2018, Líbano firmó un primer contrato de prospección con un consorcio liderado por el francés Total, que incluía a Eni (Italia) y Novotek (Rusia). 

Pero, Rusia "ya explora gas offshore en Siria", recuerda Salamey. 

En cuanto a China, su eventual anclaje en Líbano "reforzaría su alianza con Irán (...) y obstaculizaría la influencia occidental", añade, en referencia al rol preponderante de Teherán y su aliado el Hezbolá libanés en Siria y Líbano. 

Una reciente nota del Washington Institute también insistió en la necesidad estadounidense de "trabajar en estrecha colaboración" con Berlín y París en el asunto portuario, para frenar las ambiciones chinas.

Pero, la competencia también es intereuropea. El anuncio alemán en la pasada semana "molestó a Francia, que también ambiciona reconstruir el puerto", subraya.

- Inercia y temores -  

Pero, la pregunta clave: ¿cómo esto podría materializarse en tanto el Estado libanés está paralizado, enmarañado desde hace más de un año en una profunda crisis política y económica?

Un joven pasea en bicicleta en el puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021 © ANWAR AMRO Un joven pasea en bicicleta en el puerto de Beirut, el 6 de abril de 2021

No fueron tomadas decisiones importantes respecto al puerto, como lanzar oficialmente una licitación.

Pero las autoridades portuarias trabajan en un plan que "será presentado al Consejo de ministros", afirma Bassem al Kaissi.

Pero, imposible avanzar antes de formarse un gobierno, asunto estancado desde agosto por un inagotable regateo político.

Además, algunos proyectos (Alemania y Francia) están condicionados a la transparencia y requisitos de reforma, en un país cuya clase política está acusada de corrupción. 

La codicia extranjera además despierta desconfianza entre la sociedad civil, que teme una situación similar a la reconstrucción del centro de Beirut tras la guerra civil (1975-1990).

bek/tgg/vl/age/mb

PLUS D'INFO AFP

image beaconimage beaconimage beacon