Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ucrania lucha por restablecer la energía; acusan a Rusia de usar el invierno como arma de guerra

logotipo de France 24 France 24 hace 5 días Yurany Arciniegas Salamanca
El centro de la capital ucraniana, durante un apagón después de un ataque con cohetes rusos en Kiev, Ucrania, el 23 de noviembre de 2022. © Andrew Kravchenko/AP El centro de la capital ucraniana, durante un apagón después de un ataque con cohetes rusos en Kiev, Ucrania, el 23 de noviembre de 2022.

Las autoridades ucranianas restauran gradualmente la electricidad tras la avalancha de misiles rusos contra su infraestructura vital. Tres plantas de energía nuclear aún bajo control de Kiev fueron reconectadas este jueves 24 de noviembre, mientras Estados Unidos acusó a Moscú de utilizar el invierno como arma de guerra. La Unión Europea prepara un noveno paquete de sanciones contra el Kremlin, adelantó la líder del Ejecutivo, Ursula Von der Leyen.

Frío extremo, oscuridad y bombardeos. Los ucranianos están a puertas del invierno más crudo que muchos de ellos jamás han experimentado por las condiciones de la guerra rusa.

Con millones de ucranianos soportando temperaturas bajo cero en sus hogares, las autoridades locales se apresuran a restaurar la energía y la calefacción en medio de la nueva avalancha de ataques aéreos del miércoles, que destruyeron parte de la infraestructura energética en el oeste del país y dejaron a más de dos tercios de Kiev sin electricidad ni agua.

Entre los avances graduales que los expertos del país invadido alcanzaron este jueves 24 de noviembre, se encuentra la reconexión de tres plantas de energía nuclear.

"Después del bombardeo masivo de ayer, los trabajadores de la energía pudieron unificar el sistema eléctrico y reconectar tres plantas de energía nuclear a la red eléctrica por la mañana", por lo que deberían empezar a suministrar electricidad en las próximas horas, señaló el ministerio de Energía ucraniano.

La última ola de ataques a instalaciones energéticas cortó el suministro eléctrico en muchas regiones y forzó a apagones de emergencia en otras zonas para conservar energía y permitir reparaciones a medida que descienden las temperaturas.

En la capital del país, uno de los principales objetivos de la reciente ola de embestidas, en las últimas horas la electricidad fue restablecida en tres cuartas partes de la ciudad y el servicio de agua potable funciona de nuevo en algunas áreas.

Pero la guerra continúa y la incesante ráfaga de misiles del Kremlin son un desafío para que los expertos ucranianos frenen los apagones generalizados.

Solo el miércoles, Moscú disparó “unos 70 misiles crucero”. De ellos, 51 fueron interceptados, según indicó la Fuerza Aérea de Kiev.

Acciones a las que el presidente Volodímir Zelenski se refirió como “la fórmula rusa del terror”, durante su intervención mediante un enlace de video ante el Consejo de Seguridad de la ONU, organización a la que pidió que tome medidas al respecto.

A la apreciación de Kiev se sumó Washington, con las declaraciones de la embajadora Linda Thomas-Greenfield, que acusó a Moscú de utilizar el invierno como arma de guerra contra los ucranianos.

No obstante, existen pocas posibilidades de una medida contundente en el Consejo dado el derecho al veto que ejerce Rusia.

La Unión Europea prepara noveno paquete de sanciones contra Rusia

A medida que el Gobierno de Vladimir Putin recrudece las hostilidades contra el vecino país, Bruselas afirma que endurecerá su respuesta.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, aseguró que el bloque de 27 países adelanta un noveno paquete de sanciones contra Moscú.

“Estamos trabajando duro para golpear a Rusia donde más le duele para reducir aún más su capacidad de hacer la guerra contra Ucrania y puedo anunciar hoy que estamos trabajando a toda velocidad en un noveno paquete de sanciones”, sostuvo Von der Leyen en una conferencia de prensa, durante su visita a Finlandia.

La líder del Ejecutivo de la UE agregó que confía en que muy pronto será aprobado “un precio máximo global para el petróleo ruso con el G7 y otros socios importantes”.

“No descansaremos hasta que Ucrania haya vencido a Putin y su guerra bárbara e ilegal”, agregó.

El G7 evalúa un tope para el precio del petróleo ruso transportado por vía marítima, que oscilaría entre 65 y 70 dólares por barril. Sin embargo, los gobiernos aún no han llegado a un acuerdo y las conversaciones continúan.

El Kremlin no ha tardado en lanzar sus amenazas por cualquier medida que afecte a una de sus principales fuentes de ingreso que alimentan el conflicto. Este 24 de noviembre, la Administración de Putin aseguró que no planea suministrar petróleo ni gas a países que apoyen un límite para pagar sus hidrocarburos.

 

Con Reuters y medios locales

Más de France 24

image beaconimage beaconimage beacon